paginas webs recomendadas
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

iglesias  

Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Compañeros

Crear foro




Como rezar el ROSARIO.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Como rezar el ROSARIO.

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 7:44 pm

(Tomando la cruz del Rosario con la mano derecha)


Por la señal † de la Santa Cruz,
de nuestros † enemigos
líbranos, Señor, † Dios nuestro.
En el nombre del Padre y del Hijo † y del Espíritu Santo.

Ofrecimiento
Virgen Santísima, Reina y Madre nuestra, moved nuestras lenguas y purificad nuestros corazones para que, a mayor gloria de vuestro Santísimo Hijo, recemos digna, atenta y devotamente, este Santo Rosario, el cual ofrecemos humildemente por la exaltación de la Fe Católica, las necesidades del Sumo Pontífice, por la paz y concordia entre los príncipes y señores cristianos, por las vocaciones sacerdotales, por nuestras necesidades espirituales y corporales y en sufragio de las benditas animas del santo purgatorio.

Acto de Contrición
Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador y redentor mío, por ser voz quien sois, porque os amo sobre todas las cosas, pésame de todo corazón, en el alma de haberos ofendido, contra Ti, y delante de Ti propongo firmemente la enmienda de nunca más pecar, de apartarme de las tentaciones, del peligro de ofenderos, confesarme a su tiempo, cumplir la penitencia que me fuera impuesta. Ofrezco Señor mi vida, obras y trabajos en satisfacción de mis pecados. Así como te lo suplico Señor, así confío en vuestra bondad y misericordia infinita, me perdonareis daréis la gracia para alcanzar la vida eterna. Amén.

(V) Abre Tú, Señor, mis labios.
(R) Y mi boca cantará tus alabanzas.

(V) Ven, oh Dios, e mi ayuda.
(R) Apresúrate Señor, a socorrerme.

(V) Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
(R) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

MISTERIOS GLLRIOSOS (Domingos y Miércoles)

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 7:45 pm

Primer Misterio: La Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

(Mateo 28, 1-8 )
1 Pasado el sábado, al alborear el primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro. 2 De pronto se produjo un gran terremoto, pues un ángel del Señor bajó del cielo y, acercándose, hizo rodar la piedra y se sentó encima de ella. 3 Su aspecto era como el relámpago y su vestido blanco como la nieve.4 Los guardias, atemorizados ante él, se pusieron a temblar y se quedaron como muertos. 5 El ángel se dirigió a las mujeres y les dijo: «Vosotras no temáis, pues sé que buscáis a Jesús, el Crucificado; 6 no está aquí, ha resucitado, como lo había dicho. Venid, ved el lugar donde estaba. 7 Y ahora id enseguida a decir a sus discípulos: `Ha resucitado de entre los muertos e irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis.' Ya os lo he dicho.» 8 Ellas partieron a toda prisa del sepulcro, con miedo y gran gozo, y corrieron a dar la noticia a sus discípulos.

(V) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(R) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(V) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(R) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)



Segundo Misterio: La Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo a los cielos.

(Hechos 1, 6-11)
6 Ellos, en cambio, habiéndose reunido, le preguntaron: «Señor, ¿es en este momento cuando le vas a restablecer el Reino a Israel?» 7 Él les contestó: «No es cosa vuestra conocer el tiempo y el momento que el Padre ha fijado con su propia autoridad; 8 al contrario, vosotros recibiréis una fuerza, cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros, y de este modo seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra».  9 Y dicho esto, fue levantado en presencia de ellos, y una nube le ocultó a sus ojos. 10 Como ellos estuvieran mirando fijamente al cielo mientras él se iba, se les presentaron de pronto dos hombres vestidos de blanco 11 que les dijeron: «Galileos, ¿por qué permanecéis mirando al cielo? Este Jesús, que de entre vosotros ha sido llevado al cielo, volverá así tal como le habéis visto marchar al cielo».

(R) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(V) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(R) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(V) Santa María, Madre de Dios…

(R) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(V) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)



Tercer Misterio: La venida del Espíritu Santo sobre el Colegio Apostólico.

(Hechos 2, 1-13)
1 Al llegar el día de Pentecostés*, estaban todos reunidos con un mismo objetivo. 2 De repente vino del cielo un ruido como una impetuosa ráfaga de viento, que llenó toda la casa en la que se encontraban. 3 Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; 4 se llenaron todos de Espíritu Santo y se pusieron a hablar en diversas lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse.  5 Residían en Jerusalén hombres piadosos, venidos de todas las naciones que hay bajo el cielo. 6 Al producirse aquel ruido la gente se congregó y se llenó de estupor, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua. 7 Estupefactos y admirados decían: «¿Es que no son galileos todos estos que están hablando? 8 Pues ¿cómo cada uno de nosotros les oímos en nuestra propia lengua nativa: 9 Partos, medos y elamitas; los que habitamos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, el Ponto, Asia, 10 Frigia, Panfilia, Egipto, la parte de Libia fronteriza con Cirene; los romanos residentes aquí, 11 tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes, les oímos proclamar en nuestras lenguas las maravillas de Dios? 12 Todos estaban estupefactos y perplejos y se decían unos a otros: «¿Qué significa esto?» 13 Otros, en cambio, decían riéndose: «¡Están llenos de mosto!»

(V) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(R) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(V) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(R) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)



Cuarto Misterio: La gloriosa Asunción de la Santísima Virgen María en cuerpo y alma a los cielos.

(Apocalipsis 12, 1)
1 Un gran signo apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza.

El 1 de noviembre de 1950, el papa Pío XII declaró dogma de fe la Asunción de la Virgen María a los cielos.  Decía el Papa en tan solemne acto: «Después que una y otra vez hemos elevado a Dios Nuestras preces suplicante e invocado la luz del Espíritu de Verdad, para gloria de Dios omnipotente que otorgó su particular benevolencia a la Virgen María para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte, para aumento de la gloria de la misma augusta Madre, y gozo y regocijo de toda la Iglesia, por la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo y nuestra, proclamamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado: que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrestre, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial»

(R) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(V) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(R) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(V) Santa María, Madre de Dios…

(R) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(V) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)



Quinto Misterio: La coronación de la Santísima Virgen María, como Reina, Madre y Señora de todo lo creado.

(Apocalipsis 12, 1)
1 Un gran signo apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza.

(San Lucas 1, 46-55)
46 Y dijo María: «Alaba mi alma la grandeza del Señor 47 y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador 48 porque ha puesto los ojos en la pequeñez de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, 49 porque ha hecho en mi favor cosas grandes el Poderoso, Santo es su nombre 50 y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen.  51 Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los de corazón altanero.  52 Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes.  53 A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos con las manos vacías.  54 Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia 55 -como había anunciado a nuestros padres- en favor de Abrahán y de su linaje por los siglos.»

(V) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(R) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(V) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(R) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)


Última edición por Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 7:49 pm, editado 1 vez
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

MISTERIOS GOZOSOS (Lunes y Sábado)

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 7:47 pm

Primer Misterio: La anunciación a la Santísima Virgen María de la Encarnación del Divino Verbo, por el Arcángel San Gabriel.

(San Lucas 1, 26-38)
26 Al sexto mes envió Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, 27 a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. 28 Y, entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» 29 Ella se conturbó por estas palabras y se preguntaba qué significaría aquel saludo. 30 El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; 31 vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo a quien pondrás por nombre Jesús. 32 Él será grande, se le llamará Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; 33 reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin.» 34 María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?» 35 El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y se le llamará Hijo de Dios. 36 Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez y este es ya el sexto mes de la que se decía que era estéril, 37 porque no hay nada imposible para Dios.» 38 Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y el ángel, dejándola, se fue.

(V) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(R) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(V) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(R) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)



Segundo Misterio: La Visita de nuestra Madre Santísima a su prima Santa Isabel

(San Lucas 1, 39-55)

39 En aquellos días, se puso en camino María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; 40 entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.41 En cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, Isabel quedó llena de Espíritu Santo 42 y exclamó a gritos: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; 43 y ¿de dónde a mí que venga a verme la madre de mi Señor? 44 Porque apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. 45 ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!»

46 Y dijo María: «Alaba mi alma la grandeza del Señor 47 y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador 48 porque ha puesto los ojos en la pequeñez de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, 49 porque ha hecho en mi favor cosas grandes el Poderoso, Santo es su nombre 50 y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen. 51 Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los de corazón altanero. 52 Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes. 53 A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos con las manos vacías. 54 Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia 55 -como había anunciado a nuestros padres- en favor de Abrahán y de su linaje por los siglos.»

(R) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(V) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(R) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(V) Santa María, Madre de Dios…

(R) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(V) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)


Tercer Misterio: El nacimiento del Niño Jesús en un humilde portal de Belém.

(Lucas 2, 1-20)
1 Por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. 2 Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Cirino. 3 Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. 4 Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, 5 para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. 6 Mientras estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento 7 y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el albergue. 8 Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño.9 Se les presentó el ángel del Señor, la gloria del Señor los envolvió en su luz y se llenaron de temor. 10 El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: 11 os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; 12 y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.» 13 Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial que alababa a Dios diciendo: 14 «Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace.» 15 Cuando los ángeles, dejándoles, se fueron al cielo, los pastores se decían unos a otros: «Vamos a Belén a ver lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado.» 16 Fueron a toda prisa y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. 17 Al verlo, contaron lo que les habían dicho acerca de aquel niño; 18 y todos los que lo oyeron se maravillaban de lo que los pastores les decían. 19 María, por su parte, guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón. 20 Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, tal como se les había dicho.

(V) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(R) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(V) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(R) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)



Cuarto Misterio: La presentación del Niño Jesús en el Templo y purificación de nuestra Madre Santísima.

(San Lucas 2, 22-39)
22 Cuando se cumplieron los días en que debían purificarse, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, 23 como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor 24 y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones*, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor. 25 Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón. Era un hombre justo y piadoso, y esperaba la consolación de Israel; y estaba en él el Espíritu Santo. 26 El Espíritu Santo le había revelado que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. 27 Movido por el Espíritu, vino al Templo; y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para cumplir lo que la Ley prescribía sobre él, 28 le tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: 29 «Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz; 30 porque han visto mis ojos tu salvación, 31 la que has preparado a la vista de todos los pueblos, 32 luz para iluminar a las gentes y gloria de tu pueblo Israel.» 33 Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él. 34 Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y como signo de contradicción -35 ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.» 36 Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad avanzada. Casada en su juventud, había vivido siete años con su marido, 37 y luego quedó viuda hasta los ochenta y cuatro años; no se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día en ayunos y oraciones. 38 Presentándose en aquella misma hora, alababa a Dios y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. 39 Así que cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. 40 El niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él.

(R) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(V) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(R) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(V) Santa María, Madre de Dios…

(R) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(V) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)


Quinto Misterio: El Niño Jesús perdido y hallado en el templo con los sabios.

(San Lucas 2, 41-52)
41 Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. 42 Cuando cumplió los doce años, subieron como de costumbre a la fiesta. 43 Al volverse ellos pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres. 44 Creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; 45 pero, al no encontrarle, se volvieron a Jerusalén en su busca. 46 Al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y haciéndoles preguntas; 47 todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas. 48 Cuando le vieron quedaron sorprendidos y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando.» 49 Él les dijo: «Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?» 50 Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio. 51 Bajó con ellos, vino a Nazaret y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón. 52 Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres.

(V) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(R) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(V) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(R) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)


avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

MISTERIOS DOLOROSOS (Martes y Viernes)

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 7:51 pm

Primer Misterio: La oración de Nuestro Señor Jesucristo en el huerto de los Olivos.

(San Marcos 14, 26-42)
26 Y cantados los himnos, salieron hacia el monte de los Olivos. 27 Jesús les dice: «Todos os vais a escandalizar, ya que está escrito: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas. 28 Pero después de mi resurrección, iré delante de vosotros a Galilea.» 29 Pedro le dijo: «Aunque todos se escandalicen, yo no.» 30 Jesús le dice: «Yo te aseguro: hoy, esta misma noche, antes que el gallo cante dos veces, tú me habrás negado tres.» 31 Pero él insistía: «Aunque tenga que morir contigo, yo no te negaré.» Lo mismo decían también todos. 32 Van a una propiedad, cuyo nombre es Getsemaní, y dice a sus discípulos: «Sentaos aquí, mientras yo hago oración.» 33 Toma consigo a Pedro, Santiago y Juan, y comenzó a sentir pavor y angustia. 34 Y les dice: «Mi alma está triste hasta el punto de morir; quedaos aquí y velad.» 35 Y adelantándose un poco, caía en tierra y suplicaba que a ser posible pasara de él aquella hora. 36 Y decía: «¡Abbá, Padre!; todo es posible para ti; aparta de mí esta copa; pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.» 37 Viene entonces y los encuentra dormidos; y dice a Pedro: «Simón, ¿duermes?, ¿ni una hora has podido velar? 38 Velad y orad, para que no caigáis en tentación; que el espíritu está pronto, pero la carne es débil.» 39 Y alejándose de nuevo, oró diciendo las mismas palabras. 40 Volvió otra vez y los encontró dormidos, pues sus ojos estaban cargados; ellos no sabían qué contestarle. 41 Viene por tercera vez y les dice: «Ahora ya podéis dormir y descansar. Basta ya. Llegó la hora. Mirad que el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los pecadores. 42 ¡Levantaos! ¡Vámonos! Mirad, el que me va a entregar está cerca.»


(V) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(R) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(V) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(R) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)



Segundo Misterio: Los azotes que padeció el Hijo de Dios atado a la columna.

(San Marcos 15, 1-15)
1 Pronto, al amanecer, prepararon una reunión los sumos sacerdotes con los ancianos, los escribas y todo el Sanedrín y, después de haber atado a Jesús, le llevaron y le entregaron a Pilato.2 Pilato le preguntaba: «¿Eres tú el rey de los judíos?» Él le respondió: «Sí, tú lo dices.» 3 Los sumos sacerdotes le acusaban de muchas cosas. 4 Pilato volvió a preguntarle: «¿No contestas nada? Mira de cuántas cosas te acusan.» 5 Pero Jesús no respondió ya nada, de suerte que Pilato estaba sorprendido.
6 Cada Fiesta les concedía la libertad de un preso, el que pidieran. 7 Había uno, llamado Barrabás, que estaba encarcelado con aquellos sediciosos que en el motín habían cometido un asesinato. 8 Subió la gente y se puso a pedir lo que les solía conceder. 9 Pilato les contestó: «¿Queréis que os suelte al rey de los judíos?» 10 Pues se daba cuenta de que los sumos sacerdotes le habían entregado por envidia. 11 Pero los sumos sacerdotes incitaron a la gente a que dijeran que les soltase más bien a Barrabás. 12 Pero Pilato les decía otra vez: «Y ¿qué voy a hacer con el que llamáis el rey de los judíos?» 13 La gente volvió a gritar: «¡Crucifícale!» 14 Pilato les decía: «Pero ¿qué mal ha hecho?» Pero ellos gritaron con más fuerza: «¡Crucifícale!» 15 Pilato, entonces, queriendo complacer a la gente, les soltó a Barrabás y entregó a Jesús, después de azotarle, para que fuera crucificado.

(R) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(V) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(R) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(V) Santa María, Madre de Dios…

(R) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(V) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)



Tercer Misterio: Jesús es coronado de espinas.

(San Marcos 15, 16-20)
16 Los soldados le llevaron dentro del palacio, es decir, al pretorio y llaman a toda la cohorte. 17 Le visten de púrpura y, trenzando una corona de espinas, se la ciñen. 18 Y se pusieron a saludarle: «¡Salve, rey de los judíos!» 19 Y le golpeaban en la cabeza con una caña, le escupían y, doblando las rodillas, se postraban ante él. 20 Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron la púrpura, le pusieron sus ropas y le sacan fuera para crucificarle.

(V) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(R) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(V) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(R) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)


Cuarto Misterio: Jesús con la cruz a cuestas por la calle de la amargura.

(San Marcos 15, 21-22)
21 Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, que volvía del campo, el padre de Alejandro y de Rufo, a que llevara su cruz. 22 Le conducen al lugar del Gólgota, que quiere decir: Calvario. 23 Le daban vino con mirra, pero él no lo tomó. 24 Le crucifican y se reparten sus vestidos, echando a suertes a ver qué se llevaba cada uno. 25 Era la hora tercia cuando le crucificaron. 26 Y estaba puesta la inscripción de la causa de su condena: «El rey de los judíos.» 27 Con él crucificaron a dos salteadores, uno a su derecha y otro a su izquierda

(R) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(V) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(R) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(V) Santa María, Madre de Dios…

(R) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(V) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)


Quinto Misterio: La crucifixión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo.

(San Marcos 15, 29-39)
29 Y los que pasaban por allí le insultaban, meneando la cabeza y diciendo: «¡Eh, tú!, que destruyes el Santuario y lo levantas en tres días, 30 ¡sálvate a ti mismo bajando de la cruz!» 31 Igualmente los sumos sacerdotes se burlaban entre ellos junto con los escribas diciendo: «A otros salvó y a sí mismo no puede salvarse. 32 ¡El Cristo, el rey de Israel!, que baje ahora de la cruz, para que lo veamos y creamos.» También le injuriaban los que con él estaban crucificados. 33 Llegada la hora sexta, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona. 34 A la hora nona gritó Jesús con fuerte voz: «Eloí, Eloí, ¿lemá sabactaní?», -que quiere decir- «¡Dios mío, Dios mío! ¿por qué me has abandonado?» 35 Al oír esto algunos de los presentes decían: «Mira, llama a Elías.» 36 Entonces uno fue corriendo a empapar una esponja en vinagre y, sujetándola a una caña, le ofrecía de beber, diciendo: «Dejad, vamos a ver si viene Elías a descolgarle.» 37 Pero Jesús lanzando un fuerte grito, expiró.38 Y el velo del Santuario se rasgó en dos, de arriba abajo. 39 Al ver el centurión, que estaba frente a él, que había expirado de esa manera, dijo: «Verdaderamente este hombre era hijo de Dios.»

(V) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(R) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(V) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(R) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

MISTERIOS LUMINOSOS (Jueves)

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 7:53 pm

Primer Misterio: El Bautismo de Nuestro Señor Jesucristo en las Aguas del rio Jordán.

(San Lucas 3, 1-6, 21-22)
1 En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea; Herodes tetrarca de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene; 2 en el pontificado de Anás y Caifás, fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. 3 Y se fue por toda la región del Jordán proclamando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, 4 como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: «Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas; 5 todo barranco será rellenado, todo monte y colina será rebajado, lo tortuoso se hará recto y las asperezas serán caminos llanos. 6 Y todos verán la salvación de Dios. »

21 Todo el pueblo se estaba bautizando. Jesús, ya bautizado, se hallaba en oración, se abrió el cielo, 22 bajó sobre él el Espíritu Santo en forma corporal, como una paloma; y vino una voz del cielo: «Tú eres mi hijo; yo hoy te he engendrado.»

(V) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(R) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(V) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(R) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)



Segundo Misterio: Jesús se manifiesta como Hijo de Dios en las bodas de Caná, haciendo su primer milagro por intercesión de nuestra Madre Santísima.

(San Juan 2, 1-11)
1 Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. 2 Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos.3 Y no tenían vino, porque se había acabado el vino de la boda. Le dice a Jesús su madre: «No tienen vino.» 4 Jesús le responde: «¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.» 5 Dice su madre a los sirvientes: «Haced lo que él os diga.» 6 Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de dos o tres medidas cada una.7 Les dice Jesús: «Llenad las tinajas de agua.» Y las llenaron hasta arriba. 8 «Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala.» Ellos lo llevaron. 9 Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde era (los sirvientes, los que habían sacado el agua, sí que lo sabían), llama el maestresala al novio 10 y le dice: «Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora.» 11 Tal comienzo de los signos hizo Jesús, en Caná de Galilea, y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos.

(R) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(V) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(R) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(V) Santa María, Madre de Dios…

(R) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(V) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)



Tercer Misterio: Jesús anuncia la buena nueva del Reino de Dios y nos invita a la conversión.

(San Mateo 4, 12-17)
12 Cuando oyó que Juan había sido entregado, se retiró a Galilea. 13 Y dejando Nazará, vino a residir en Cafarnaún junto al mar, en el territorio de Zabulón y Neftalí; 14 para que se cumpliera lo dicho por el profeta Isaías: 15 ¡Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, allende el Jordán, Galilea de los gentiles! 16 El pueblo que habitaba en tinieblas ha visto una gran luz; a los que habitaban en paraje de sombras de muerte una luz les ha amanecido. 17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar y decir: «Convertíos, porque el Reino de los Cielos ha llegado.»

(San Marcos 1, 14-15)
14 Después que Juan fue entregado, marchó Jesús a Galilea; y proclamaba la Buena Nueva de Dios: 15 «El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva.»

(San Lucas 4, 14-15)
14 Jesús volvió a Galilea por la fuerza del Espíritu y su fama se extendió por toda la región. 15 Iba enseñando en sus sinagogas, alabado por todos.

(V) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(R) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(V) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(R) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)



Cuarto Misterio: Jesús de transfigura en el monte Tabor, en presencia de Pedro, Santiago y Juan, y se escucha la voz del Padre que dice: “Este es Mi Hijo el amado, en quien me complazco: Escúchenlo”.

(San Lucas 9, 28-36)
28 Unos ocho días después de estas palabras, tomó consigo a Pedro, Juan y Santiago, y subió al monte a orar. 29 Y mientras oraba, el aspecto de su rostro se mudó y sus vestidos eran de una blancura fulgurante. 30 Y he aquí que conversaban con él dos hombres, que eran Moisés y Elías; 31 los cuales aparecían en gloria, y hablaban de su partida, que iba a cumplir en Jerusalén. 32 Pedro y sus compañeros estaban cargados de sueño, pero permanecían despiertos, y vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él. 33 Cuando ellos se separaron de él, dijo Pedro a Jesús: «Maestro, bueno es estarnos aquí. Podríamos hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías», sin saber lo que decía. 34 Estaba diciendo estas cosas cuando se formó una nube y los cubrió con su sombra; y, al entrar en la nube, se llenaron de temor. 35 Y vino una voz desde la nube, que decía: «Este es mi Hijo, mi Elegido; escuchadle.» 36 Cuando cesó la voz, se encontró Jesús solo. Ellos callaron y, por aquellos días, no dijeron a nadie nada de lo que habían visto.

(R) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(V) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(R) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(V) Santa María, Madre de Dios…

(R) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(V) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)



Quinto Misterio: Jesús instituye el Dogma de la Sagrada Eucaristía en presencia de sus apóstoles en el cenáculo.

(San Juan 6, 53-63)
53 Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. 54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. 55 Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. 56 El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. 57 Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. 58 Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre.» 59 Esto lo dijo enseñando en la sinagoga, en Cafarnaún. 60 Muchos de sus discípulos, al oírle, dijeron: «Es duro este lenguaje. ¿Quién puede escucharlo?» 61 Pero sabiendo Jesús en su interior que sus discípulos murmuraban por esto, les dijo: «¿Esto os escandaliza? 62 ¿Y cuando veáis al Hijo del hombre subir adonde estaba antes?... » 63 «El espíritu es el que da vida; la carne no sirve para nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y son vida. »

(San Mateo 26, 26-29)
26 Mientras estaban comiendo, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: «Tomad, comed, éste es mi cuerpo.» 27 Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio diciendo: «Bebed de ella todos, 28 porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados. 29 Y os digo que desde ahora no beberé de este producto de la vid hasta el día aquel en que lo beba con vosotros, nuevo, en el Reino de mi Padre.»

(San Marcos 14, 22-25)
22 Y mientras estaban comiendo, tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio y dijo: «Tomad, éste es mi cuerpo.» 23 Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio, y bebieron todos de ella. 24 Y les dijo: «Ésta es mi sangre de la alianza, que es derramada por muchos. 25 Yo os aseguro que ya no beberé del producto de la vid hasta el día en que lo beba nuevo en el Reino de Dios.»


(San Lucas 22, 14-20)
14 Cuando llegó la hora, se puso a la mesa con los apóstoles 15 y les dijo: «Con ansia he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer; 16 porque os digo que ya no la comeré más hasta que halle su cumplimiento en el Reino de Dios.» 17 Tomó luego una copa, dio gracias y dijo: «Tomad esto y repartidlo entre vosotros; 18 porque os digo que, a partir de este momento, no beberé del producto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios.» 19 Tomó luego pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: «Éste es mi cuerpo que se entrega por vosotros; haced esto en recuerdo mío.» 20 De igual modo, después de cenar, tomó la copa, diciendo: «Esta copa es la nueva Alianza en mi sangre, que se derrama por vosotros.

(V) Padre nuestro, que estás en el cielo…
(R) Danos hoy nuestro pan de cada día…
Decenario
(V) Dios te Salve María, llena eres de gracia…
(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Gloría al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
(R) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

(Jaculatoria de la ocasión)

avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

COROLARIO

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 7:56 pm

Por la persona e intenciones del Sumo Pontífice y de nuestros obispos, por las benditas almas del Santo Purgatorio, por las necesidades de nuestra Madre la Santa Iglesia y por cada una de nuestras necesidades espirituales y materiales:

Padre nuestro, que estás en el cielo…
(
R) Danos hoy nuestro pan de cada día…

(V) Dios te Salve María, hija de Dios Padre, Virgen Purísima y Castísima antes del parto, en tus manos encomendamos nuestra fe para que la alumbres, llena eres de gracia…

(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Dios te Salve María, madre de Dios Hijo, Virgen Purísima y Castísima en el parto, en tus manos encomendamos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de gracia…
(
R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Dios te salve María, esposa del Espíritu Santo, Virgen Purísima y Castísima después del parto, en tus manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames, llena eres de gracia…

(R) Santa María, Madre de Dios…

(V) Dios te salve María, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen Purísima y Castísima concebida sin culpa original, en tus manos encomendamos nuestra alma y nuestro ser; infinitas gracias te damos soberana Princesa, por los favores que todos los días recibimos de tu benéfica mano; dígnate, Señora, tenernos ahora y siempre bajo tu protección y amparo, y en señal de nuestro agradecimiento te saludamos con una Salve.

[
b]SALVE[/b]
Dios te salve Reina y Madre,
Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra;
Dios te salve.
A ti clamamos los desterrados hijos de Eva;
a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
¡Ea pues!, Señora y abogada nuestra:
vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús:
fruto bendito de tu vientre.
¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!.
Ruega por nosotros Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias
y promesas de nuestro Señor Jesucristo.
Amén

(V) ¡Oh! Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo; yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación de todos los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido; y por los méritos infinitos del Santísimo Corazón de María, te pedimos la conversión de nosotros pecadores.

CREDO DE LOS APÓSTOLES
Creo en Dios, Padre todopoderoso,
creador del Cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo su único Hijo, Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo;
nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio Pilato;
fue crucificado, muerto y sepultado;
descendió a los infiernos;
al tercer día resucitó de entre los muertos;
subió a los cielos
y está a la diestra de Dios Padre Todo Poderoso;
desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
en la Santa Iglesia Católica,
la Comunión de los Santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y en la vida eterna.
Amén.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LETANIAS LAURETANAS

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 8:03 pm

(V) Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios: no desprecies nuestras súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien líbranos siempre de todos los peligros, ¡Oh Virgen gloriosa y bendita!
(R) Amén

(V) Señor, ten piedad de nosotros
(R) Señor, ten piedad de nosotros

(V) Jesucristo, ten piedad de nosotros
(R) Jesucristo, ten piedad de nosotros

(V) Señor, ten piedad de nosotros
(R) Señor, ten piedad de nosotros

(V) Jesucristo, óyenos
(R) Jesucristo, óyenos

(V) Jesucristo, escúchanos
(R) Jesucristo, escúchanos

(V) Dios, Padre Celestial
(R) ten piedad de nosotros

(V) Dios Hijo, Redentor del Mundo
(R) ten piedad de nosotros

(V) Dios, Espíritu Santo
(R) ten piedad de nosotros

(V) Santísima Trinidad, que sois un solo Dios
(R) ten piedad de nosotros

(V) Santa María
(R) ruega por nosotros

(V) Santa Madre de Dios
(R) ruega por nosotros

(V) Santa Virgen de las vírgenes
(R) ruega por nosotros

(V) Madre de Jesucristo
(R) ruega por nosotros

(V) Madre de la Iglesia
(R) ruega por nosotros

(V) Madre de la Divina Gracia
(R) ruega por nosotros

(V) Madre purísima
(R) ruega por nosotros

(V) Madre castísima
(R) ruega por nosotros

(V) Madre virginal
(R) ruega por nosotros

(V) Madre sin mancha
(R) ruega por nosotros

(V) Madre inmaculada
(R) ruega por nosotros

(V) Madre amable
(R) ruega por nosotros

(V) Madre admirable
(R) ruega por nosotros

(V) Madre del buen consejo
(R) ruega por nosotros

(V) Madre del Creador
(R) ruega por nosotros

(V) Madre del Salvador
(R) ruega por nosotros

(V) Virgen prudentísima
(R) ruega por nosotros

(V) Virgen digna de veneración
(R) ruega por nosotros

(V) Virgen digna de alabanza
(R) ruega por nosotros

(V) Virgen poderosa
(R) ruega por nosotros

(V) Virgen clemente
(R) ruega por nosotros

(V) Virgen fiel
(R) ruega por nosotros

(V) Espejo de justicia
(R) ruega por nosotros

(V) Trono de sabiduría
(R) ruega por nosotros

(V) Causa de nuestra alegría
(R) ruega por nosotros

(V) Vaso espiritual
(R) ruega por nosotros

(V) Vaso honorable
(R) ruega por nosotros

(V) Vaso insigne de devoción
(R) ruega por nosotros

(V) Rosa Mística
(R) ruega por nosotros

(V) Torre de David
(R) ruega por nosotros

(V) Torre de marfil
(R) ruega por nosotros

(V) Casa de oro
(R) ruega por nosotros

(V) Arca de la Alianza
(R) ruega por nosotros

(V) Puerta del Cielo
(R) ruega por nosotros

(V) Estrella de la mañana
(R) ruega por nosotros

(V) Salud de los enfermos
(R) ruega por nosotros

(V) Refugio de los pecadores
(R) ruega por nosotros

(V) Consuelo de los afligidos
(R) ruega por nosotros

(V) Auxilio de los cristianos
(R) ruega por nosotros

(V) Reina de los ángeles
(R) ruega por nosotros

(V) Reina de los patriarcas
(R) ruega por nosotros

(V) Reina de los profetas
(R) ruega por nosotros

(V) Reina de los apóstoles
(R) ruega por nosotros

(V) Reina de los mártires
(R) ruega por nosotros

(V) Reina de los confesores
(R) ruega por nosotros

(V) Reina de las vírgenes
(R) ruega por nosotros

(V) Reina de todos los santos
(R) ruega por nosotros

(V) Reina concebida sin pecado original
(R) ruega por nosotros

(V) Reina asunta al cielo
(R) ruega por nosotros

(V) Reina del Santísimo Rosario
(R) ruega por nosotros

(V) Reina de las familias
(R) ruega por nosotros

(V) Reina de la paz
(R) ruega por nosotros

(V) Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo
(R) perdónanos Señor

(V) Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo
(R) escúchanos Señor

(V) Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo
(R) ten misericordia de nosotros

(V) Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios
(R) para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén

Oremos:

Te suplicamos, Señor, que derrames tu gracia en nuestras almas, para que los que, por el anuncio del Ángel, hemos conocido la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Cruz seamos llevados a la gloria de su Resurrección. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

ROSARIO MISIONERO

Mensaje  Damian Arreola el Miér Ago 28, 2013 6:40 pm

Ser católico es ser miembro de la iglesia universal. Como católicos no podemos olvidar la solidaridad con todo el cuerpo. Es por eso que oramos por las misiones y una forma de hacerlo es con el rosario misionero. Pedimos por toda la Iglesia, por los misioneros y por que se extienda el Reino de Dios sobre la tierra y en todos los corazones.

El Rosario Misionero lo representamos con 5 colores distribuidos así:

Primer misterio: color verde.

En esta decena rezamos por la iglesia de África, para que una vez evangelizada, se convierta en evangelizadora.

Segundo misterio color rojo.

En esta decena rezamos, por la iglesia en América; el continente de la esperanza; para que seamos como María; Misioneros de Cristo y salgamos a evangelizar a otros continentes.

Tercer misterio color blanco

En esta decena rezamos por la iglesia en Europa; para que se realice la unidad en un solo Señor; una sola fe y un solo bautismo.

Cuarto misterio color azul.

En esta decena, rezamos por Oceanía; para que los habitantes de las islas; ingresen a la iglesia y adquieran el espíritu misionero.

Quinto misterio color amarillo

En esta última decena rezamos por todos los que viven en Asia.; para que todo el continente; donde vive más de la mitad de la humanidad; reciba la santa fe católica.

MODO DE REZAR EL ROSARIO MISIONERO


Rezamos como todo rosario >>>

En cada misterio rezamos un Padre Nuestro, diez Ave Marías, un Gloria.

Añadimos la siguiente jaculatoria a cada misterio:

¡Santa María Reina de las Misiones; ruega al Señor Jesús por nosotros!
Las tres ultimas Ave Marías:

1.- Dios te salve María, hija de Dios Padre; en Tus Manos ponemos nuestra Fe para que la ilumines; llena eres de gracia.

2.- Dios te salve María, Madre de Dios Hijo; en Tus Manos ponemos nuestra Esperanza para que la alientes; llena eres de gracia.

3.- Dios te salve María, esposa de Dios Espíritu Santo; en Tus Manos, ponemos nuestra Caridad, para que la inflames; llena eres de gracia Dios te salve María; templo y Sagrario de la Santísima Trinidad; Virgen concebida sin pecado original. Dios te salve reina y Madre de Misericordia.

avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¿Como surgió el rezo del Santo Rosario?

Mensaje  Damian Arreola el Jue Ago 29, 2013 5:41 pm

El rezo del Santo Rosario surge aproximadamente en el año 800 a la sombra de los monasterios, como Salterio de los laicos. Dado que los monjes rezaban los salmos (150), a los laicos, los cuales en su mayoría no sabían leer, se les enseñó a rezar 150 Padres nuestros. Al pasar el tiempo, se formaron otros tres salterios con 150 Aves Marías, 150 alabanzas en honor de Jesús y 150 alabanzas en honor de María.

En el año 1365 se hizo una combinación de los cuatro salterios, dividiendo las 150 Aves Marías en 15 decenas y poniendo un Padre nuestro al inicio de cada una de ellas. En 1500 se estableció, para cada decena, la meditación de un hecho de la vida de Jesús o María, y así surgió el actual Rosario de quince misterios.

La palabra Rosario significa 'Corona de Rosas'. La Virgen María ha revelado a muchas personas que cada vez que rezan un Ave María le entregan una rosa y por cada Rosario completo le entregan una corona de rosas. La rosa es la reina de las flores, así que el Rosario es la rosa de todas las devociones y por lo tanto es la más importante.

El Santo Rosario es considerado como la oración perfecta porque junto con el esta aunada la majestuosa historia de nuestra salvación. Con el rosario de hecho, meditamos los misterios de gozo, de dolor y de gloria de Jesús y María. Es una oración simple, humilde como María. Es una oración que podemos hacer con ella, la Madre de Dios. Con el Ave María la invitamos a que rece por nosotros. La Virgen siempre nos otorga lo que pedimos. Ella une su oración a la nuestra. Por lo tanto, ésta es más poderosa, porque María recibe lo que ella pide, Jesús nunca dice no a lo que su madre le pide. En cada una de sus apariciones, nos invita a rezar el Rosario como una arma poderosa en contra del maligno, para traernos la verdadera paz.

El Rosario esta compuesto de dos elementos: oración mental y oración verbal.

En el Santo Rosario la oración mental no es otra cosa que la meditación sobre los principales misterios o hechos de la vida, muerte y gloria de Jesucristo y de su Santísima Madre.

La oración verbal consiste en recitar quince decenas (Rosario completo) o cinco decenas del Ave María, cada decena encabezada por un Padre Nuestro, mientras meditamos sobre los misterios del Rosario.

La Santa Iglesia recibió el Rosario en su forma actual en el año 1214 de una forma milagrosa: cuando la Virgen se apareciera a Santo Domingo y se lo entregara como un arma poderosa para la conversión de los herejes y otros pecadores de esos tiempos. Desde entonces su devoción se propagó rápidamente alrededor del mundo con increíbles y milagrosos resultados.

Cuando surgen los Misterios Lumnosos:

Tradicionalmente, el Rosario estaba dedicado a una de las tres series de “misterios”, que debían ser recitados secuencialmente, uno por cada noche. Sin embargo, en la carta apostólica Rosarium Virginis Mariae del Papa Juan Pablo II, publicada el 16 de octubre de 2002, fue introducida una nueva serie de “misterios”, los luminosos. Considero oportuna una incorporación que, si bien se deja a la libre consideración de los individuos y de la comunidad, les permita contemplar también los misterios de la vida pública de Cristo desde el Bautismo a la Pasión. En efecto, en estos misterios contemplamos aspectos importantes de la persona de Cristo como revelador definitivo de Dios. Él es quien, declarado Hijo predilecto del Padre en el Bautismo en el Jordán, anuncia la llegada del Reino, dando testimonio de él con sus obras y proclamando sus exigencias. Durante la vida pública es cuando el misterio de Cristo se manifiesta de manera especial como misterio de luz: «Mientras estoy en el mundo, soy luz del mundo» (Jn 9, 5)

Saludos,
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

¿Cuantas formas distintas de Rosarios y Coronillas existen?...

Mensaje  Damian Arreola el Vie Ago 30, 2013 1:43 pm

Es comun escuchar sobre otras formas muy distintas de rezar el rosario, tales como CORONILLAS, como ejemplo de esto tenemos:

Corona a la Preciosa Sangre de Jesús (grandes indulgencias), Corona a San José, Corona a San Miguel (Corona Angélica), Corona de amor a la Santísima Trinidad, Corona de amor al Corazón Inmaculado de María, Corona de arrepentimiento y salvación, Corona de consolación a Nuestro Señor Jesucristo, Corona de la confianza en Dios Padre, Corona de la Divina Misericordia (Sor Faustina), Corona de las 12 Estrellas en honor de las 12 Gracias muy especiales (Indulgencias), Corona de las lágrimas de San José, Corona de las Revelaciones o del Apocalipsis, Corona de los 7 dolores de la Virgen María, Corona de los Ángeles, Corona de los treinta y tres años de la vida del Señor, Corona de San Benito, Corona del Espíritu Santo, Corona Franciscana llamada de las Siete Alegrías de la Santísima Virgen María, Corona Mística de alabanzas a María Santísima de San Francisco, Coronilla a la Madre de Dios de la Misericordia, Coronilla a la Preciosa Sangre de Cristo, Coronilla a la Santísima Trinidad en Honor de María Santísima, Coronilla a las Almas del Purgatorio, Coronilla a los Sagrados Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y María, Coronilla a Nuestra Señora de Coromoto, Coronilla a San Martín de Porres, Coronilla a Santa Filomena, Coronilla al Inmaculado Corazón de María, Coronilla al Niño Jesús de Praga para honrar los misterios de su infancia, Coronilla al Sagrado Corazón de Jesús, Coronilla de ayuda a las Almas del Purgatorio, Coronilla de la Santísima Virgen, Coronilla de las 12 Estrellas, Coronilla de las Siete Últimas Palabras de Cristo en la Cruz, Coronilla de los 7 Padrenuestros, Avemarías y Glorias (Rosario por la Paz), Coronilla de María la Eterna Caminante, Coronilla de Protección y Liberación (dada por María), Coronilla de San Antonio de Padua, Coronilla de San Charbel, Coronilla de San José, Coronilla de San Luis Gonzaga, Coronilla de San Maximiliano Kolbe por las familias, Coronilla de San Miguel, Coronilla del amor, Coronilla del Juicio Final, Coronilla diaria de Consagración a Dios Padre Eterno Yahvé, Coronilla en Honor de la Inmaculada Concepción, Coronilla para aceptar los sufrimientos de cada día, Coronilla por las almas de los sacerdotes y religiosas, Coronilla simple de desagravio a María Santísima para todos los días, Coronita de los 12 privilegios de la Inmaculada Madre de Dios, Coronita en rogativa a Jesús resucitado, Coronita gozosa a la Virgen María (para niños), Coronita Meditada y Coronita por las benditas almas del purgatorio.

Por otro lado hay distintas formas de rezar el rosario, obteniendo cada forma su propio nombre; entre ellas tenemos:

Rosario de Fátima, Rosario a Jesús Nazareno, Rosario a la Medalla Milagrosa, Rosario a la Preciosa Sangre de Cristo, Rosario a la Sangre de Cristo, Rosario a la Virgen del Carmen (3 rosarios), Rosario a los nueve derramamientos de Sangre de Nuestro Señor, Rosario a María Rosa Mística, Rosario a Nuestra Señora del Cielo, Rosario a San José 1, Rosario a San José 2 y 3, Rosario a San José 4, Rosario a Santa Ana, Rosario al Corazón Doloroso e Inmaculado de la Madre de la Divina Misericordia, Rosario al Divino Niño Jesús, Rosario al Inmaculado Corazón de María (5), Rosario al Niño Jesús de la Buena Salud, Rosario al Padre Celestial, Rosario al Sagrado Corazón de Jesús, Rosario al Santo Entierro, Rosario Azul o Rosario del Buen Consejo, Rosario Blanco, Rosario de Sanación del Padre Slavko Barbaric (Ora con el Señor), Rosario de alabanzas a la Santísima Virgen en desagravio de las blasfemias, Rosario de Fe, Rosario de Jesús, Rosario de la Armada (Nuestra Señora de la Preciosísima Sangre) para los 25 de cada mes, Rosario de la Armadura Espiritual dado por la Virgen María, Rosario de la Caridad, Rosario de la Eucaristía (1), Rosario de la Inmaculada Concepción (dictado por la Virgen en el 2005), Rosario de la Inmaculada Concepción (Medalla Milagrosa), Rosario de la llama de amor del Inmaculado Corazón de María, Rosario de la Pasión de Jesús, Rosario de la Paz 2, Rosario de la Paz (2), Rosario de la Paz 3, Rosario de la Santísima Trinidad Nº 1 y Nº 2, Rosario de la Victoria por la Sangre de Jesús, Rosario de la vigilia de la esperanza, Rosario de la Virgen de los Dolores, Rosario de las doce Llagas de Nuestro Señor Jesucristo, Rosario de las lágrimas de Sangre, Rosario de las Mil Avemarías, Rosario de las perlas de la Corona de Espinas de Nuestro Señor Jesucristo, Rosario de las Santas LLagas y promesas, Rosario de los cien Réquiem por las Almas del Purgatorio (devoción Carmelita), Rosario de los Consagrados (3), Rosario de los Corazones Unidos (4), Rosario de los Difuntos con todos sus misterios Nº 2, Rosario de los Difuntos Nº 1, Rosario de los NO Nacidos, Rosario de los NO Nacidos Nº 2, Rosario de Provisión, Rosario de San Miguel, Rosario de Sanación (para rogar por los enfermos), Rosario de Sanación del Padre Inocencio LLamas (Muy bueno y profundo), Rosario de Sanación Interior (con los Misterios Luminosos), Rosario de Santa Brígida, Rosario del Buen Pastor, Rosario del Corazón de Fátima dedicado a la Santísima Trinidad, Rosario del enfermo, Rosario del Espíritu Santo 2, Rosario del Padre, Rosario del Perdón, Rosario del Triunfo (7), Rosario en Honor al Sagrado Rostro, Rosario Espíritu Santo (4), Rosario Eucarístico, Rosario Eucarístico 2, Rosario Fiat, Rosario liberador de la familia, Rosario Milagrosa, Rosario Misionero, Rosario Misionero Guadalupano, Rosario Misionero para niños, Rosario o Corona Franciscana, Rosario o Corona Franciscana 2 adaptada por los Padres Franciscanos, Rosario o Coronilla de los Agradecimientos a la Santísima Trinidad, Rosario para obtener elevado grado de santidad, Rosario para pedir pureza y castidad, Rosario por la Iglesia (6), Rosario por la liberación de América, Rosario por las Almas del Purgatorio (más abajo una coronilla y otro rosario), Rosario por las almas del Purgatorio 2 (Dictado por Jesús), Rosario por los Sacerdotes, Rosario sobre la Oración, Rosario sobre la oración al Señor Jesús, Rosario sobre la Oración de Jesús, Rosario sobre los misterios de dolor y alegría de la Virgen, Rosario sobre los Misterios Dolorosos y Rosario Vocacional

y posiblemente existan muchisimos mas...

Por lo que pasaremos a postear la forma de rezar los más importantes... se aceptan y se esperan sugerencia y participación de otros foristas.



avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CORONA DE LAS SIETE ALEGRÍAS DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARIA (Corona Franciscana)

Mensaje  Damian Arreola el Mar Sep 03, 2013 2:00 pm


Origen de esta devoción.

Refiere el Padre Lucas Wadingo, autor de los Anales de la Orden de san Francisco, año 1422, que un joven, el cual por una tierna devoción acostumbraba a recoger flores, y coronar con ellas una imagen de la Reina de los ángeles, siendo después novicio en dicha Orden, y no siéndole posible en tal estado continuar su devota costumbre, saludó a la soberana Virgen, implorando su patrocinio; y apareciéndole ella al instante, le consoló y confirmó en el estado religioso que había abrazado.

Le dijo, que en lugar de flores terrenas, de que le hacia antes la corona, le tejiese otra de Oraciones dominicales y Salutaciones angélicas, rezando cada día en alabanza y acción de gracias a Dios, un Padre Nuestro, diez Ave Marías y un Gloria, por cada una de sus principales alegrías, que fueron: la Anunciación, la Visitación a Santa Isabel, el nacimiento de su Hijo Santísimo, la Adoración de los tres Reyes, cuando encontró a su Hijo en el Templo, la Resurrección del mismo y la Asunción de la misma Reina al cielo.

Consolado el joven novicio, empezó luego esta devoción, y al practicarla un día en su celda, el Padre Maestro de novicios, observándole a escondidas, reparó que estaba un ángel con el novicio, que con un hilo de oro que tenía en la mano, a cada Ave María que el novicio rezaba ensartaba una rosa, y después de cada decenario de rosas una azucena de oro; de cuyas hermosas flores compuesta una corona, la ponía en la cabeza del novicio.

Pasada la visión preguntó el maestro al novicio, ¿qué devoción había rezado? y respondió que había rezado la Corona en la forma que le había enseñado Maria Santísima, con lo que entendió el maestro el secreto de lo que había visto.

Consiste, pues, la santa Corona, en siete Padre Nuestros, setenta y dos Ave Marías y siete Glorias, en memoria de los setenta y dos años que se cree haber vivido en este mundo la Madre de Dios. En esta forma la aprobó, y renovó la indulgencia Paulo V, mandando se añadiese al último un Padre nuestro y Ave María por el Sumo Pontífice, como consta del Registro de la Curia de Ara-Caeli, tom. 2. pag. 98 y 99.

MÉTODO DE REZAR LA CORONA.

Por la señal de la santa cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amen.

Acto de contrición.


Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, en quien creo, en quien espero, a quien amo y estimo más que mi vida, solo por ser Vos quien sois me pesa de haberos ofendido, y propongo morir antes que volver a pecar, ayudado de vuestra divina gracia: dádmela, Dios mío, para rezar con fervor la Corona de vuestra santísima Madre. Amén.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y .....

Bendita sea la Santa e Inmaculada Concepción de la bienaventurada Virgen Maria. (1)

En tu Concepción, Virgen, Inmaculada fuiste; ruega por nosotros al Padre, del cual el hijo Jesús, concebido del Espíritu santo, pariste. (2)

(1) Diciendo esta aspiración se ganan cien años (así es, cien años) de indulgencia, concedidos por los Papas Gregorio XV y Clemente XII, además de otras que dispensaron muchos ilustrísimos de España.

(2) La Santidad de Pío VI, a súplica de los Franciscanos, a fin de promover y excitar a mayor fervor y devoción a todo fiel en la veneración de tan gran misterio, con rescripto espedido en Roma el 21 de noviembre de 1793, concede a todo fiel cristiano, que contrito y devotamente rezare o pronunciare una u otra de las sobredichas aspiraciones, por cada vez cien días de indulgencia."
PRIMERA ALEGRÍA.


Alabemos y demos gracias a Dios por la primera alegría que recibió la Santísima Virgen Maria cuando le fue anunciado por el ángel san Gabriel que había de concebir en sus entrañas y dar a luz a Jesús nuestro Señor. En memoria de esta alegría recemos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria.

Bendita sea la Santa e Inmaculada Concepción de la bienaventurada Virgen Maria.


SEGUNDA ALEGRÍA.


Alabemos y demos gracias a Dios por la segunda alegría que tuvo la Santísima Virgen Maria cuando fue a visitar a santa Isabel, a quien por medio de María fue revelada la encarnación del divino Verbo, y en cuyo vientre fue santificado el Precursor. En memoria de esta alegría recemos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria.

Bendita sea la Santa e Inmaculada Concepción de la bienaventurada Virgen Maria.


TERCERA ALEGRÍA.

Alabemos y demos gracias a Dios por la tercera alegría que sintió la Virgen cuando en el portal de Belén parió a su Hijo nuestro Dios, sin dolor ni lesión de su virginal entereza. En memoria de esta alegría recemos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria.

Bendita sea la Santa e Inmaculada Concepción de la bienaventurada Virgen Maria.


CUARTA ALEGRÍA.

Alabemos y demos gracias a Dios la cuarta alegría que recibió Maria Santísima cuando nacido su divino Hijo, fue adorado por los tres Reyes y obsequiado con sus preciosos dones. En memoria de esta alegría recemos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria.

Bendita sea la Santa e Inmaculada Concepción de la bienaventurada Virgen Maria.


QUINTA ALEGRÍA.

Alabemos y demos gracias a Dios por la quinta alegría que sintió la Virgen Santísima cuando al tercer día de haber perdido a su Hijo, le halló en el Templo disputando entre los Doctores . En memoria de esta alegría recemos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria.

Bendita sea la Santa e Inmaculada Concepción de la bienaventurada Virgen Maria.

SEXTA ALEGRÍA.

Alabemos y demos gracias a Dios por la sexta alegría que recibió la Santísima Virgen cuando fue visitada y consolada por su divino Hijo resucitado, glorioso y triunfante. En memoria de esta alegría recemos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria.

Bendita sea la Santa e Inmaculada Concepción de la bienaventurada Virgen Maria.


SÉPTIMA ALEGRÍA.

Alabemos y demos gracias a Dios por la última y eterna alegría que recibió la Santísima Virgen cuando por manos de ángeles fue llevada en cuerpo y alma al cielo, y coronada por la Santísima Trinidad para Reina de Cielo y Tierra. En memoria de esta alegría recemos un Padre nuestro, diez Ave Marías y un Gloria.

Bendita sea la Santa e Inmaculada Concepción de la bienaventurada Virgen Maria.


Recemos dos Ave Marías en memoria de los dos últimos años que la Virgen Santísima vivió en este mundo, y un Padre Nuestro, una Ave María y un Gloria por el Sumo Pontífice.

Bendita sea la Santa e Inmaculada Concepción de la bienaventurada Virgen Maria.


OFRECIMIENTO.

Oh dulcísimo Virgen Maria, Madre de Dios, Reina de los Ángeles y seguro refugio de pecadores, os ruego por todos vuestros gozos que volváis vuestros benignos ojos sobre este ínfimo entre vuestros devotos, y recibid con agrado el obsequioso tributo que ha sido mi intención presentaros, rezando la corona de vuestras principales alegrías.

Continuad vuestro patrocinio conmigo, así como deseo yo, continuar y aumentar mi afecto y devoción a Vos. Concededme por vuestra gracia que yo sea del número de aquellos que Vos amáis y guardáis escritos en vuestro Corazón virginal.

Encomiendo igualmente a vuestra clementísima intercesión la Santa Iglesia Católica, el Sumo Pontífice, la extirpación de las herejías, la perpetua paz y unión entre los pueblos, y finalmente todos los vivos y muertos, por los que es mi intención y obligación rogar.

Particularmente os suplico, postrado a vuestros sagrados pies, me alcancéis de vuestro divino Hijo el perdón de mis gravísimas culpas, los auxilios oportunos para la observancia de su divina ley, ejercicio de virtudes y victoria de mis malas inclinaciones. Limpiad, Virgen Inmaculada, mi corazón de todo pecado, y echad de mí todo aquello que desagrade a vuestros ojos purísimos. Purgad mi alma de los amores y afectos terrenos, levantándola al amor de los bienes celestiales y eternos. Y finalmente, alcanzadme de vuestro hijo Jesús el máximo de todos los bienes, la perseverancia final, que será, Virgen Inmaculada, el más glorioso triunfo de vuestra intercesión y de la divina misericordia. Amén.


ANTÍFONA.

Rezar La Salve (Dios te salve, Reina y Madre....)

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las gracias y promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén

Oremos:


Te rogamos, Señor misericordioso, que nos asistas en nuestra debilidad: que como nosotros conmemoramos ahora a Santa María siempre virgen, madre de Dios, también nosotros con la ayuda de su intercesión renazcamos a una vida nueva. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Se rezan las LETANÍAS (LAUREANAS) DE LA VIRGEN MARÍA (ver posteo anterior)


Oremos

Señor, ya que tu Hijo único nos mereció la salvación eterna por medio de su vida, su muerte y su resurrección, concédenos que, al meditar esos misterios, en el Rosario de la Virgen María, consigamos imitar lo que encierran y alcanzar lo que nos prometen. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.




ANTÍFONA.

Toda hermosura eres, María.
Y la mancha original no está en ti.
Tú eres la gloria de Jerusalén.
Tú, la alegría de Israel.
Tú eres el honor de nuestro pueblo.
Tú eres la abogada de los pecadores.
¡Oh, Maria. Virgen prudentísima.
Madre clementísima.
Ruega por nosotros.
Intercede por nosotros ante Nuestro Señor, Jesucristo.
En tu concepción fuiste inmaculada.
Ruega por nosotros al Padre cuyo Hijo diste a luz.
Señora protege mi oración.
Y llegue a ti mi clamor. Amén.

OREMOS:

Oh Dios, que por medio de la Inmaculada Concepción de la Virgen, preparaste a Vuestro Hijo una digna habitación, te suplicamos que, así por la muerte prevista de Vuestro mismo Unigénito, preservasteis a ella de toda mancha, , así nos concedas por su intercesión llegar a Vos, con un corazón puro y adornado. Hacedlo por los méritos del mismo Jesucristo, Vuestro Hijo, que con Vos y el espíritu Santo vive y reina, Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Dios te salve, Maria, hija de Dios Padre: Dios te salve, Maria, Madre de Dios Hijo: Dios te salve, Maria, esposa del Espíritu santo: Dios te salve, Maria, templo y sagrario de la santísima Trinidad: Dios te salve, Reina de los ángeles, Maria santísima, concebida sin pecado original.

Se rezará la estación mayor, que consiste en seis Padre nuestros, seis Ave Marías y seis Gloria; los cinco son por las necesidades de la Iglesia, y el último por el Pontífice concedente
.

avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CORONILLA DE LA DIVINA MISERICORDIA

Mensaje  Damian Arreola el Miér Sep 04, 2013 2:13 pm

Ustedes deben saber

 
     Jesús a pedido que se diga, que todos sepan, que pueden ser redimidos, incluso en el momento de la muerte, rezando la Corona de la Divina Misericordia. Podemos rezarla también junto al agonizante o al recién fallecido. Es importante que sepan que el alma tarda algo en separarse del cuerpo, por lo que hay tiempo, recién fallecida la persona de salvarla. Esta separación, no es para todos igual, pues el ateo o agnóstico, se resiste más su cuerpo en dejarla ir, pues, ¿qué está pasando? ¿No debió haber terminado todo? Incluso para ellos puede resultar este proceso algo doloroso en los últimos segundos de la agonía. Que otros se encarguen de avisar a los parientes. Ustedes deben rezar junto al agonizante o fallecido la Corona (Jesús ha prometido salvarlos) y luego el Santo Rosario de la Santísima Virgen.


 
     A los agnósticos y ateos: En su lecho de muerte recuerden esta Corona de la Divina Misericordia, incluso aunque todavía no estén seguros. Abran sus corazones y pidan a Mi Padre Eterno que los perdone. Recuerden Mi promesa. Como juez, así como su Salvador, voy a perdonar - hasta el último aliento de Mis hijos en esta tierra.  


 
Difundir esta devoción. Difundir, difundir, difundir.


 
 "Los rayos que salen de mi Corazón son el símbolo de la Sangre y del Agua que brotaron el día de mi Sacrificio en la Cruz. El pálido significa el Agua, que purifica las almas. El rojo, la Sangre que les da la vida"


 
"A los que alaben y difundan mi gran Misericordia, a la hora de la muerte les trataré según mi infinita Misericordia".


 
 "Antes que yo venga como Justo Juez, abro de par en par las puertas de Mi Misericordia. Pero el que no quiere entrar por las puertas de mi Misericordia, tendrá que pasar por las puertas de mi Justicia."


 
 "Cuanto más grande el pecado, tanto más grande el derecho a Mi Misericordia. Invito a todas las almas que tengan esperanza en la infinita profundidad de Mi Misericordia, porque yo quiero redimir a todos. La Fuente de Mi Misericordia fue abierta ampliamente para todas las almas en la Cruz por la lanza. A nadie tengo Yo excluido".


 
"A las 3 de la tarde implora mi Misericordia especialmente para los pecadores y, aunque sea un momento, contempla mi Pasión; sobre todo el abandono en el momento de mi agonía. Esta es la hora de la gran Misericordia para todo el mundo. En esta Hora no negaré nada al alma que lo pida en recuerdo de mi Pasión".


 
 Cómo rezar la coronilla de la DIVINA MISERICORDIA:

 
  La coronilla de la Divina Misericordia es rezada, usando un Rosario común, de cinco decenas. La coronilla de la Divina Misericordia es precedida por dos oraciones de apertura, del diario de Santa Faustina y seguida por una oración final.


 
Cruz:


 
Señal de la Cruz:


"Por la señal de la Santa Cruz, líbranos Señor Dios de todos nuestros enemigos. Amén


 
En la cuenta grande:


 
Inicio (Dos oraciones opcionales)


 
1.- Expiraste Jesús, pero la fuente de la vida brotó para las almas y un océano de misericordia se abrió para el mundo entero. Oh Fuente de Vida, Misericordia Divina inagotable, envuelve a todo el mundo y vacíate sobre nosotros.


 
2.- Oh Sangre y Agua que brotaron del Corazón de Jesús como una fuente de Misericordia para nosotros, Jesús en ti confío.


 
Cuenta pequeña 1:


 
Padre Nuestro


Padre Nuestro que estás en los Cielos, santificado sea Tú Nombre, venga a nosotros Tú Reino, hágase Tú Voluntad así en la Tierra como en el Cielo. Danos hoy el pan de cada día, perdona nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores, no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén. (Así como se decía antes, deudas y deudores).


 
Cuenta pequeña 2:


 
Ave María


Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.


 
 Cuenta pequeña 3:


 
Credo


Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo su único Hijo Nuestro Señor,


que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo. Nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, todopoderoso. Desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia católica la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén


 
En las cinco cuentas grandes de cada decena:


 
Padre Eterno, yo te ofrezco el cuerpo, sangre, alma y divinidad de Tú Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como expiación de nuestros pecados y los del mundo entero.


 
En las 10 cuentas pequeñas de cada decena:


Por su dolorosa pasión, ten Misericordia de nosotros y del mundo entero


 
Terminar con Santo Dios (Repetir 3 veces)


(Donde normalmente rezamos el “Gloria al Padre, gloria al Hijo y gloria al Espíritu Santo…”)


Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
Oración final (opcional)


Eterno Dios, en quién la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, Míranos compasivamente y aumenta tu misericordia en nosotros. Que en los momentos difíciles, no nos desesperemos, ni nos desalentemos, pero con gran confianza, nos sometamos a tu Santa Voluntad, que es amor y la misericordia en sí misma. Amén.


 
ORACIÓN

 
Oh Dios cuya Misericordia es infinita y cuyos tesoros de compasión no tienen límite, míranos con Tu favor y aumenta Tu Misericordia dentro de nosotros, para que en nuestras grandes ansiedades no desesperemos, sino que siempre con gran confianza nos conformemos con Tu Santísima Voluntad, la cual es idéntica con Tu Misericordia, por Nuestro Señor Jesucristo, Rey Misericordia. Quien con Vos y el Espíritu Santo manifiesta Misericordia hacia nosotros por siempre. Amén.


 
ORACIÓN DE LA MISERICORDIA DIVINA

 
¡Oh Dios de gran misericordia!, bondad infinita, desde el abismo de su abatimiento, toda la humanidad implora hoy Tu misericordia, Tu compasión, ¡Oh Dios!; y clama con la potente voz de la desdicha.


 
¡Dios de Benevolencia, no desoigas la oración de este exilio terrenal! ¡Oh señor!, Bondad que escapa nuestra comprensión, que conoces nuestra miseria a fondo y sabes que con nuestras fuerzas no podemos elevarnos a Ti, Te lo imploramos: Adelante con Tu gracia y continúa aumentando Tu misericordia en nosotros, para que podamos, fielmente, cumplir Tu santa voluntad, a lo largo de nuestra vida y a la hora de la muerte. Que la omnipotencia de tu misericordia nos escude de las flechas que arrojan los enemigos de nuestra salvación, para que con confianza, como hijos Tuyos, aguardemos la última venida (día que Tú solo sabes). Y esperamos obtener lo que Jesús nos prometió a pesar de nuestra mezquindad.


 
 JACULATORIA

 
El Salvador ordenó a Sor María Faustina que escribiera, y la rezara con frecuencia, esta pequeña jaculatoria:


 
"Oh Sangre y Agua, que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia para nosotros, yo confío en vos"." Por el rezo de este Rosario, me complace dar todo lo que me pidan. Quien lo rece, alcanzará gran Misericordia en la hora de su muerte. Aunque sea un pecador empedernido, si reza este Rosario, aunque sea una sola vez, logrará la gracia de mi infinita Misericordia".


 
 ORACIONES BREVES PARA REZAR A LAS TRES DE LA TARDE

 
Oración Nº1


Expiraste, Jesús, pero Tu muerte hizo brotar un manantial de vida para las almas y el océano de Tu misericordia inundó todo el mundo. Oh, Fuente de Vida, insondable misericordia divina, anega el mundo entero derramando sobre nosotros hasta Tu última gota de sangre. (IV, 59).


 
Oración Nº2


Oh, Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, manantial de misericordia para nosotros, en Ti confío. (1, 35)


 
"Cuando los pecadores recen este Rosario, llenaré sus almas de tranquilidad, y será feliz la hora de su muerte: No les afectará el temor. Mi Misericordia les amparará en esta última lucha".


 
"Si se reza este Rosario delante de los moribundos, se calma la ira de Dios, y su insondable Misericordia se apodera de su alma. Cuando recen este Rosario al  lado del moribundo, me pondré entre el Padre y el alma moribunda, no como justo Juez, sino como Redentor Misericordioso".


 
 Si el agonizante puede, mejor que rece el Rosario. Si ya no puede, continúen rezándolo los que están con él.


 
"Los sacerdotes ofrezcan este rosario a los pecadores, como el último socorro".


 
Jesús promete conceder todo lo que se le pida, la gracia de la conversión y de una muerte feliz y en gracia. Pero es necesario rezarlo con arrepentimiento de los pecados cometidos, humildad, perseverancia, devoción y confianza.

AMÉN.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CORONILLA MEDITADA DE LA DIVINA MISERICORDIA

Mensaje  Damian Arreola el Miér Sep 04, 2013 2:18 pm

[De 13 cuentas]


 
Rezar el Padre Nuestro, Ave María y El Credo.


 
Rezar cinco veces:


 
Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.


 
Por los méritos de su dolorosa Pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María.


 
-En la agonía en el huerto,


 
Ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
-En la flagelación sangrienta,


 
Ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
-En la coronación de espinas,


 
Ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
-En su Juicio,


 
Ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
-En la cargada de la cruz sobre su hombro herido,


 
Ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
-En su encuentro con la Virgen María,


 
Ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
-En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,


 
Ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
-En sus caídas,


 
Ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
-En el despojo de sus vestiduras,


 
Ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
-En la crucifixión,


 
Ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
-En su dolorosa agonía y muerte,


 
Ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
-En el traspaso de su Sacratísimo Corazón,


 
Ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
-En las penas del Inmaculado Corazón de María por la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba y por su espera hasta la Resurrección.


 
Ten piedad de nosotros y del mundo entero.


 
[Tres veces al final]


 
Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,


 
ten piedad de nosotros y del mundo entero.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CORONA DE AMOR A LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Mensaje  Damian Arreola el Jue Sep 05, 2013 2:26 pm

 
 

Para liberar a las almas del cautiverio del pecado.

 


 Esta Corona se compone de 7 Alegrías (Misterios). Los cinco Misterios Dolorosos y los dos primeros de los Gloriosos.
Por cada Alegría se hace una PETICIÓN a la Santísima Trinidad, y una vez rezado se realiza lo siguiente:


1 -El Credo.

2 -El Misterio [Alegría] correspondiente[…]


3 -
(3 veces) Alabado sea Jesús Sacramentado.

(Coro) Sea por siempre bendito, alabado y adorado.

(10 veces) Amo a Dios Padre, amo a Dios Hijo, amo a Dios Espíritu Santo.


(Coro) Por toda la Eternidad

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo


(Coro) Como era en el Principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos . Amén

(TODOS)

OH! María sin pecado Concebida, Rogad por nosotros que recurrimos a
Vos, especialmente en este día.


ALEGRÍAS DE AMOR



1ª Alegría


La Oración de Jesús en el Huerto.


2ª Alegría


Los Azotes que Jesús padeció atado a la columna.

 
3ª Alegría


La Coronación de espinas


4ª Alegría


El Señor con la Cruz a cuestas camino del Monte Calvario


5ª Alegría


La Crucifixión y Muerte del Señor

 
6º Alegría


La Triunfante Resurrección del Hijo de Dios


7ª Alegría


La Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo a los Cielos.


Finalizadas las siete Alegrías, nos disponemos a rezar la ORACIÓN que sigue.


Oh! Dios, que escogiste a María como Hija Predilecta Tuya, Esposa del Espíritu Santo y Madre de Tu Hijo Divino. Y una vez llevada al Cielo en Cuerpo y Alma glorioso, la proclamaste Reina Universal. Haz que vivamos la grandeza cristiana de ser Templos tuyos por la Gracia Santificante, y sintamos la experiencia gozosa de tener a María como Madre y Señora, que quiere y puede siempre ayudarnos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén


 
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CORONILLA A LA SANTÍSIMA TRINIDAD EN HONOR DE MARIA SANTÍSIMA

Mensaje  Damian Arreola el Vie Sep 06, 2013 2:21 pm

CORONILLA A LA SANTÍSIMA TRINIDAD

 EN HONOR DE MARIA SANTÍSIMA

 

 

 


 


 


1.- Queremos darte las gracias a ti Padre Eterno, por el poder que has concedido a María Tu Hija.


 


Padrenuestro, Avemaría y Gloria.


 


2.- Queremos agradecerte a ti Jesús, Hijo del Padre Eterno por la sabiduría que habéis concedido  a María, vuestra amada Madre.


 


Padrenuestro, Avemaría y Gloria


 


Queremos darte las gracias a ti Espíritu Santo, por el amor que has otorgado a María, vuestra Santa Esposa.


 


Padrenuestro, Avemaría y Gloria


 


 


 


Queremos saludarte:

Hija de Dios Padre,

Madre de Jesús, el Hijo de Dios

Y Esposa del Espíritu Santo.

 

 


Bendita eres María,  templo viviente de la Santísima Trinidad. Alabanzas y Gloria Eterna a la Santísima Trinidad y a María Inmaculada. 


 
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CORONA DE LAS DOCE ESTRELLAS EN HONRA DE LAS DOCE GRACIAS MUY ESPECIALES

Mensaje  Damian Arreola el Lun Sep 09, 2013 3:15 pm

(Grandes Indulgencias)


 
Ave María Purísima, sin pecado concebida.


 
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén


 
 Alabemos y demos gracias a la Santísima Trinidad, que nos manifestó a la Inmaculada Virgen María vestida del Sol, con la Luna en los pies, y una corona misteriosa de doce Estrellas sobre su cabeza.


 
Alabemos y demos gracias al Padre Eterno, que escogió á la Virgen María por Hija suya.


 
Se responde: Amén y se reza un Padre nuestro


 
Alabado sea el Padre Eterno, que predestinó a la Virgen María por Madre de su Divino Hijo.


 
Se responde: Amén y se reza un Ave María.


 
Alabado sea el Padre Eterno, que preservó a la Virgen María de toda culpa en su Inmaculada Concepción,


 
R: Amén. Ave María.


 
Alabado sea el Padre Eterno, que adornó a la Virgen María con todas las virtudes en su nacimiento


 
 R: Amen. Ave María.


 
Alabado sea el Padre Eterno, que dio a la Virgen María por compañero y Esposo purísimo a San José.


 
 R: Amén. Ave María y Gloria.


 
Alabemos y demos gracias al Hijo de Dios, que escogió a la Virgen María por su Madre.


 
R: Amén. Padre nuestro.


 
Alabado sea el Hijo de Dios, que se encarnó en las entrañas purísimas de la Virgen María y en ellas habitó nueve meses.


 
 R: Amén. Ave María.


 
Alabado sea el Hijo de Dios, que nació de la Virgen María y la proveyó de leche para alimentarle.


 
R: Amen. Ave María.


 
Alabado sea el Hijo de Dios, que quiso ser educado de la Virgen María en su infancia,


 
R: Amén. Ave María.


 
Alabado sea el Hijo de Dios, que reveló a la Virgen María los misterios de la redención del mundo.


 
R: Amén. Ave María y Gloria


 
Alabemos y demos gracias al Espíritu Santo, que recibió a la Virgen María por su Esposa.


 
R: Amén. Padre nuestro.


 
Alabado sea el Espíritu Santo, que reveló a la Virgen María antes que a otro el nombre suyo de Espíritu Santo,


 
R: Amén. Ave María.


 
Alabado sea el Espíritu Santo, por cuya obra fue la Virgen María á un mismo tiempo Virgen y Madre.


 
 R: Amén. Ave María.


 
Alabado sea el Espíritu Santo, por cuya virtud fue la Virgen María Templo vivo de la Santísima Trinidad.


 
R: Amén. Ave María.


 
Alabado sea el Espíritu Santo, por el cual fue la Virgen María ensalzada en el Cielo sobro todas las criaturas.


 
R: Amén. Ave María y Gloria.


 
Por la exaltación de nuestra santa Fe Católica, extirpación de las herejías, paz y concordia entre las naciones, y demás necesidades de la Santa Iglesia: Salve Regina.


 
Cada vez que devotamente se rezare esta Corona ante la Imagen de la Madre de Dios de las Escuelas Pías (la imagen que está arriba), se ganan 12.900 días de Indulgencia concedidos por su Santidad nuestro Santísimo Padre Gregorio XVI y varios Excelentísimos Señores Arzobispos y Obispos de España e Italia; y cuantas veces se rezare una Ave María ante la expresada Imagen, se ganan 1.160 días.


 
ADORNO ESPIRITUAL DEL ALMA ENAMORADA DE DIOS, DESEOSA DE AGRADABLE.


 
En la Iglesia, devota.


En la misa, atenta.


En la confesión, contrita.


En la comunión, ardiente.


En la oración, ferviente.


En soledad, contemplativa.


En casa, continua, recogida, y nunca ociosa.


En la mesa, abstinente.


En la cama, compuesta.


En la conversación, vergonzosa.


En el hablar, considerada.


En el mirar, modesta.


En el andar, grave y sosegada.


En el tratamiento del cuerpo, penitente.


Entre los compañeros, callada.


En los trabajos, la primera.


Con los enfermos, caritativa.


Con los mayores, obediente.


Con los iguales, humilde.


Con los menores, apacible.



En lodo finalmente edificativa y caritativa.


 
Presente en todo lugar


alma, a tu Dios considera;


y atenta haz de procurar


querer solo lo que Él quiera,


que es el verdadero amar.


 
A NUESTRA SEÑORA.


Bendita sea tu pureza,


Y eternamente lo sea,


Pues todo un Dios se recrea


En tan graciosa belleza.


 
A Ti celestial princesa,


Virgen sagrada María,


Te ofrezco desde este día


Alma, vida y corazón;


Mírame con compasión,


No me dejes, Madre mía.


 
Amén
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como rezar el ROSARIO.

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.