paginas webs recomendadas
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

iglesias  

Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Compañeros

Crear foro




HISTORIA DE LA IGLESIA A TRAVÉS DE SUS PROTAGONISTAS

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HISTORIA DE LA IGLESIA A TRAVÉS DE SUS PROTAGONISTAS

Mensaje  Damian Arreola el Miér Ago 21, 2013 7:39 pm

Este es un escrito, separado en varias partes, las cuales poco a poco posteare, para que los lectores tengan en pequeñas capsulas, lo que ha sucedido en dos mil años....

Fue escrito por un gran amigo: Agustín Fabra, del cual poseo muchos escritos, él me ha garantizado que la arquidiocesis a la que pertenece revisa sus escritos antes de publicarlos...

Vamos entonce a empezar con la primera parte:

LOS INICIOS DEL CRISTIANISMO

Desde un punto de vista teológico, la Iglesia fue fundada en Pentecostés, aunque en realidad no se fundó en un solo acto, sino paso a paso. El proceso fundacional empieza cuando Cristo llamó a los apóstoles, prosigue con la designación de Pedro como piedra fundamental de la Iglesia, sigue con la instauración de los sacramentos, y llega a su consumación cuando los apóstoles, después de la Resurrección, empiezan a poner en obra los mandatos de Jesús.

A partir de la época apostólica observamos cómo el mapa se va llenando con el nombre de nuevas comunidades de fieles, hasta que a finales del siglo III apenas queda en todo el Imperio Romano una sola ciudad importante en la que no se encuentren cristianos.

Como es lógico en toda nueva corriente aparecen, además de los favorecedores, los inconformes y los detractores. Pero al fin el impulso recibido por la Iglesia Católica fue decisivo y definitivo, gracias a la demostración de que la doctrina cristiana era de carácter revelado.

Los tres primeros siglos de la historia de la Iglesia reciben a menudo el nombre de época de las persecuciones y también  el de época de los mártires. Fueron los propios emperadores quienes desencadenaron persecuciones en masa para aplacar así los sentimientos hostiles del pueblo contra los cristianos.

Un caso concreto fue el del emperador Diocleciano (244-311) quien, después de permitir por más de cuarenta años la propagación del cristianismo, se dejó convencer por Galerio (260-311) en el año 303 para iniciar una gran persecución contra los cristianos. Pero en el 311 el propio Galerio, poco antes de su muerte, ordenó suspender la persecución y devolver a la Iglesia los bienes que le habían sido confiscados.

A finales del siglo III hubo la división del Imperio Romano en Imperio Occidental e Imperio Oriental, momento en el que ascendió al poder el emperador Constantino el Grande (272-337) quien dio un giro a la política imperial haciéndola favorable a los cristianos, eliminando así cualquier forma de persecución.

Pero ocurrió que mientras en el Imperio Occidental, con Constantino al mando, favorecía al cristianismo, en el Imperio Oriental, gobernado por Licinio (250-325), proseguían las persecuciones contra los cristianos.

Por ello se reunieron en el año 313 Constantino y Licinio en Milán y, en lo que se conoce como Edicto de Milán, ambos se pusieron de acuerdo para extender la libertad religiosa, tanto para paganos como para cristianos, en todo el Imperio, tanto Oriental como Occidental.

Pero Licinio traicionó su palabra y de nuevo persiguió a la Iglesia dentro de sus dominios orientales, por lo cual Constantino le declaró la guerra y le venció en el año 323, uniendo así ambos Imperios bajo un solo Emperador. Después de esta victoria Constantino se declaró cristiano y expresó su deseo de que todos sus súbditos se convirtieran al cristianismo.

Pero dentro y a partir de esa época histórica hubo muchos laicos que con su ejemplo de vida protagonizaron una defensa ejemplar de la religión cristiana. Y es de ellos de quienes hablaremos a continuación, así como de las comunidades que se formaron a partir de entonces y del marco histórico de cada época.

continuará...


Última edición por cristian candia el Sáb Mar 12, 2016 1:42 pm, editado 3 veces (Razón : mejorar presentación)
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

EN BUSQUEDA DE LA VIDA ESPIRITUAL

Mensaje  Damian Arreola el Jue Ago 22, 2013 2:33 pm

Pero no todos los cristianos celebraron la legitimización de la religión cristiana. Cuando los cristianos se hicieron más numerosos y prominentes en la cultura imperial, algunos cristianos idealistas abandonaron las ciudades y se dirigieron al desierto en búsqueda de una espiritualidad que no encontraban en los centros urbanos.

Uno de ellos fue San Antonio Abad (Egipto, 251-356) quien hacia el año 272 d.C., en una Misa a la que asistía, se impresionó al escuchar el mandato de Jesús al hombre rico: “Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego sígueme” (Mateo 19:21). Y Antonio se dijo para sí mismo: “¿Qué estoy haciendo aquí, en medio de gente que oye el Evangelio y no lo practica? ¿No me está hablando a mí Jesús? ¡Yo quiero seguirle!”

Antonio actuó inmediatamente vendiendo su propiedad familiar y dejando a su hermana en un convento. Después se trasladó a las regiones desérticas que estaban en las afueras del pueblo en el que vivió toda su vida y, posteriormente, se retiró aún más lejos, en pleno desierto, para vivir en absoluta soledad.

En torno a él fue congregándose una comunidad de cristianos que tenían su misma inquietud y que estaban necesitados de un mayor rigor de vida y total disciplina espiritual, y formaron una comunidad de ascetas, palabra que proviene del griego askesis y que significa disciplinados.

Su amigo San Atanasio consignó por escrito la historia de la vida de San Antonio Abad, la cual fue difundida por todo el Imperio. Debido a ello cientos de jóvenes imitaron a Antonio y se desplazaron al desierto. Bajo la inspiración de San Antonio el ideal ascético se esparció por todo el Imperio, y es por ello que se le considera el fundador de la tradición monacal cristiana.

Pero a pesar de haber atraído a muchos discípulos, Antonio nunca optó por la vida en comunidad. Al cabo de unos años Antonio pensó: “¿Qué estoy haciendo aquí entre tanta gente? No es que encuentre error en esta forma de vida comunitaria, pero yo he buscado desde el primer día la soledad total; aquella soledad a la que me ha llamado el Señor para compartirla con Él”. Por ello se retiró al monte Colzim, cerca del Mar Rojo, donde vivió hasta el fin de sus días viviendo como ermitaño.

Continuará....
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LA CONTROVERSIA CRISTOLOGICA

Mensaje  Damian Arreola el Jue Ago 22, 2013 2:41 pm

Pero San Antonio Abad no fue el único que aspiraba al ascetismo y la vida solitaria. San Basilio de Cesarea, conocido también como Basilio el Magno (330-379) decidió buscar a los más famosos santos eremitas de Siria y Arabia para hacerles una pregunta personal: “¿Cómo puedo alcanzar un estado de ferviente piedad practicando el ascetismo?” Es lo que él mismo denominaba una vida filosófica.

Basilio provenía de una familia acomodada y piadosa. Ávido de saber dejó el ascetismo para vivir varios años en Constantinopla y en Atenas con el propósito de aprender más, lo cual le llevó a escribir una antología llamada La Filocalia, obra profundamente influenciada por Orígenes (185-254), uno de los tres pilares de la teología cristiana junto con San Agustín de Hipona y Santo Tomás de Aquino.

Por entonces los arrianos eran numerosos en Cesarea y además gozaban del favor del emperador Valente, quien gobernaba en Constantinopla. Por ello Basilio fue ordenado presbítero de la Iglesia de Cesarea como consecuencia de los ruegos de sus superiores eclesiásticos, quienes deseaban utilizar el talento de Basilio en contra de los arrianos.

En el año 370 muere Eusebio, Obispo de Cesarea, y Basilio es elegido para sustituirle. Fue entonces cuando se pudieron apreciar sus grandes dotes. Apasionado y un tanto imperiosos, Basilio era también generoso y accesible. Su celo por la ortodoxia no le impedía advertir las virtudes de sus adversarios. Resistió al emperador Valente, quien se esforzó en introducir el arrianismo en la diócesis de Basilio. Pero Valente, impresionado por la forma de ser y por la oratoria de Basilio, terminó por dejarle en paz.

Su inclinación hacia el ascetismo la plasmó en su obra Moralia et Regulae, que es un manual de ética para ser utilizados tanto en el claustro como en la vida diaria del mundo.

San Basilio no vivió para ver el final de sus controversias entre las distintas facciones del cristianismo de su época, ni tampoco para comprobar el éxito absoluto de sus esfuerzos mediadores entre Roma y Oriente. Falleció prematuramente debido a una enfermedad hepática. San Basilio de Cesarea fue reconocido posteriormente como doctor de la Iglesia Católica.

Pero la lucha contra el arrianismo no había cesado en absoluto y fue el hermano de San Basilio, Gregorio, quien la prosiguió. Gregorio (330-394) fue ordenado obispo del pequeño pueblo de Nisa, en el Imperio Bizantino en el 371, a pesar de su oposición personal. Fue en este mismo año cuando escribió su tratado De Virginitate o Sobre la virginidad, siendo ésta la primera de una gran cantidad de obras que escribiría después.

Al igual que su hermano Basilio, San Gregorio de Nisa fue un gran defensor de la fe y luchó contra el arrianismo, quienes consideraban que Jesús no era Dios sino un simple humano. Gregorio atacó esta herejía en el Concilio de Constantinopla del año 381, afirmando para ello la unidad y la Divinidad de las tres personas en una sola divinidad: tres personas distintas en un solo Dios verdadero; la Santísima Trinidad.

Pero la lucha entre cristianos y arrianos se acentuó definitivamente al recibir el poder Valentiniano II quien, al ser menor de edad, fue su madre Justina, arriana declarada, quien detentó el poder real.

La Diócesis de Milán estaba también profundamente dividida entre católicos y arrianos. En el año 374 falleció el prefecto de la diócesis, Auxentius, también arriano. En medio del discurso de un candidato al puesto, su discurso fue interrumpido por el grito de un niño diciendo: “¡Ambrosius episcopus!”. El niño se refería a un catecúmeno aún; a Ambrosio, quien después sería conocido como San Ambrosio de Milán (340-397).

Aunque Ambrosio era un candidato aceptado por todos, él mismo se opuso enérgicamente a su elección, pues no se consideraba preparado para ello; aún se estaba preparando para el bautismo. Al fin aceptó y a la semana recibió el bautismo y la orden sacerdotal, con lo cual ya no había impedimentos canónicos para recibir su consagración episcopal.

Aunque los arrianos tenían ciertas esperanzas con su nombramiento, Ambrosio muy pronto empezó a combatirlos con argumentos teológicos y políticos. Utilizó toda su influencia para que los arrianos fueran perdiendo presencia en el gobierno de la Iglesia. Cuando los arrianos se presentaron el la corte imperial para pedir que en Milán se les concediera al menos tener una iglesia, Ambrosio movilizó a sus fieles en la ciudad con el argumento de que en cuestiones religiosas no decidía el emperador, sino las autoridades eclesiásticas. Ambrosio convocó el Sínodo de Obispos del norte de Italia, donde condenó la doctrina arriana y logró que se cancelaran las subvenciones estatales a los templos que no fueran católicos.

A partir de aquí, Ambrosio consigue hacer efectiva una demanda por la cual la Iglesia, en tanto que Cuerpo de Cristo, ostenta un poder superior al estado romano y a todos los estados.

En la liturgia introdujo el canto ambrosiano, al que da nombre San Ambrosio. Su carácter, sus homilías y su interpretación de la Biblia impresionaron de tal manera a quien posteriormente sería San Agustín, que él mismo pidió ser bautizado por Ambrosio.

El arrianismo como tal estaba en aquella época en franca decadencia, y con ello empezó el auge del catolicismo y la proliferación de los textos cristianos, que influyeron indudablemente en la conversión de muchos arrianos.

Fue en el 340 cuando nació en Estridón, en la Dalmacia, Jerónimo de Estridón, conocido por los católicos como San Jerónimo (340-420), proclamado como Padre y Doctor de la Iglesia por sus numerosos escritos y por haber sido el traductor de la Biblia del griego y del hebreo al latín, en lo que conocemos como la Vulgata, que significa la de uso común. Jerónimo, cuyo nombre significa el que tiene un nombre sagrado, consagró toda su vida al estudio de las Sagradas Escrituras.

Inicialmente Jerónimo pensaba que su llamado era la ascesis y la vida solitaria. Por ello se dispuso irse al desierto para hacer penitencia por sus pecados. Aunque allí oraba constantemente, ayunaba y pasaba noches sin dormir, no consiguió la paz esperada y descubrió en cambio que su misión no era la de vivir en soledad.

A los cuarenta años de edad Jerónimo fue ordenado sacerdote en Roma. La dureza con la cual corregía ciertos defectos de la alta clase social le trajeron envidias y, sintiéndose incomprendido y hasta calumniado en Roma, dispuso alejarse de ahí para siempre y se dirigió a Tierra Santa.

Sus últimos 35 años los pasó en una gruta junto a la cueva de Belén. Varias de las matronas romanas que Jerónimo había convertido con sus predicaciones y consejos, vendieron sus bienes y se fueron también a Belén para seguir bajo la dirección espiritual de Jerónimo. Con el aporte económico de aquellas señoras, San Jerónimo construyó en Belén un monasterio para hombres y tres conventos para mujeres.

Con inusitada energía, San Jerónimo escribió contra las diferentes herejías de la época, por lo cual la Iglesia Católica le ha reconocido desde siempre como un hombre elegido por Dios para explicar y hacer entender mejor la Biblia. Murió en Belén a los 80 años de edad.

Sin embargo la lucha y el afán de destacadas personalidades de la Iglesia Católica no cesaron en contra de cualquier forma de paganismo, reforzando con ello la fe en el verdadero cristianismo.

Y… ¿cuáles son estos personajes?
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LAS CONTROVERSIAS ENTRE CRISTIANOS

Mensaje  Damian Arreola el Jue Ago 22, 2013 6:38 pm

A principios del siglo IV una tormenta se preparaba en el Egipto bajo dominación romana. Hacia el año 318 un sacerdote de nombre Arrio discrepó del significado real de la Santísima Trinidad y con ello se originaba el arrianismo.

Los cristianos de África del Norte expresaron su descontento con la Iglesia Cristiana surgiendo entre ellos el debate sobre si debían ser admitidos en la comunidad aquellos que por su debilidad habían sucumbido a las autoridades romanas durante las persecuciones, sosteniendo con ello que los traidores no debían ser readmitidos en la Iglesia. Estos cristianos rigurosos de denominaron donatistas.

Su apasionado llamado a la pureza en la Iglesia tuvo muchos seguidores, llegando a ocasionar un tumulto de gran magnitud. Pero los donatistas, convencidos de su causa, persistieron con su ideal. Un siglo después África tuvo dos iglesias paralelas, cada una con sus propios obispos y sacerdotes, así como con sus propias basílicas.

Hacia el año 400 la Iglesia donatista estaba más extendida en África que la misma Iglesia Católica, por lo cual los obispos católicos acudieron incluso al uso de la fuerza para poner fin al cisma. Entre dichos obispos se encontraba San Agustín de Hipona.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

SAN AGUSTIN

Mensaje  Damian Arreola el Jue Ago 22, 2013 6:40 pm

Agustín de Hipona nació el 13 de noviembre del 354 en Tagaste, pequeña ciudad de Numidia, al norte del África Romana. Está considerado como Padre y Doctor de la Iglesia Católica, así como Doctor de la Gracia por ser el máximo pensador del cristianismo del primer milenio, además de ser uno de los más grandes genios de la humanidad. Dedicó gran parte de su vida a escribir sobre filosofía y teología, siendo sus obras más destacadas Confesiones y La Ciudad de Dios.

Aunque inicialmente San Agustín fue maniqueo, o sea, miembro de una secta fundada por el sabio persa Maneo, de carácter gnóstico y dualista, a través de los escritos del filósofo griego Plotino (205-270) y de las epístolas de San Pablo, y principalmente por la oratoria de San Ambrosio de Milán, quien bautizó a Agustín, éste se convirtió al cristianismo en el año 385 llegando a ser el orador imperial en Milán. La vida de San Agustín fue un claro ejemplo del cambio que logró con la adopción de un conjunto de creencias y valores.

En el año 391 viajó a Hipona donde fue ordenado sacerdote, y en el 395 le consagraron como obispo. Allí predicó y escribió incansablemente, polemizando con aquellos que iban en contra de la ortodoxia de la doctrina cristiana, lo cual le llevó a enfrentarse con maniqueos, donatistas y arrianos.

Para San Agustín de Hipona la ley moral se sintetiza en la célebre frase “ama y haz lo que quieras”. Él mismo decía que “el amor es una perla preciosa que, si no se posee, de nada sirven el resto de las cosas; y si se posee, sobran todas las demás”. San Agustín falleció el 28 de agosto del 430 durante el sitio al que los vándalos sometieron la ciudad de Hipona.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

EL MUNDO MEDIEVAL

Mensaje  Damian Arreola el Vie Ago 23, 2013 8:18 pm

A principios del siglo VI surgió lo que se conoce como el nacimiento del mundo medieval. Los francos fueron una de las primeras tribus bárbaras convertidas al cristianismo católico romano, de modo que el conflicto entre paganos y cristianos nunca se dio abiertamente entre ellos. El reino franco pudo ser cruel, duro y oscuro, pero aún en medio de la violencia y la oscuridad, seguía vigente el compromiso por el Reino de Dios.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

SAN BENITO DE NURSIA

Mensaje  Damian Arreola el Vie Ago 23, 2013 8:18 pm

Fue precisamente en esa época cuando el mundo monástico de Occidente tomó fuerza bajo la dirección de San Benito de Nursia, quien está considerado como el iniciador de la vida monástica en Occidente. Fundó la Orden de los Benedictinos cuyo fin era el de establecer monasterios que fuesen autosuficientes en su forma de vida. Para ello Benito redactó la Regula monasteriorum, que consta de 73 capítulos y un prólogo. La Regla de San Benito o La Santa Regla, como se la conoce, equilibra el ideal de obediencia personal a un guía espiritual, el abad del monasterio, con una visión de fraternidad cristiana y comunitaria.

Benito nació en Nursia (Italia) en el año 480 y falleció en Montecasino (Italia) el 21 de marzo del 547, en el mismo monasterio que él fundó. San Benito de Nursia está considerado como patrón de Europa.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

SAN GREGORIO DE TOURS

Mensaje  Damian Arreola el Vie Ago 23, 2013 8:19 pm

Pero el dominio de los francos persistía durante una época a la que se la ha considerado como edad oscura de la época medieval, la cual es descrita detalladamente en la obra de Gregorio de Tours titulada Historia de los francos.

Gregorio nació en Riom, Francia, en el 538 y falleció en la ciudad de Tours, Francia, en el 594, siendo Obispo de esta ciudad. Gregorio de Tours pertenecía a una prestigiosa e influyente familia galorromana, cuyos miembros sirvieron anteriormente a los emperadores romanos y ahora servían a los reyes francos.

El catolicismo romano del siglo VI en la Galia, norte de Francia, era muy distinto al del resto del mundo urbano que se conocía en la época de San Agustín. Gregorio de Tours ejerció su episcopado en el marco de las luchas civiles que desgarraron el reino franco durante la segunda mitad del siglo VI.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

SAN GREGORIO MAGNO

Mensaje  Damian Arreola el Vie Ago 23, 2013 8:19 pm

No debemos confundir el personaje de Gregorio de Tours con su homónimo y contemporáneo, el Papa Gregorio I el Magno, quien está considerado como el último de los Padres latinos y el primer Papa medieval, siendo además un puente entre la Iglesia de San Agustín y la Iglesia de la Alta Edad Media.

San Gregorio Magno nació en el año 540 en el seno de una familia rica de Roma. Creció en un mundo mezclado de poderes lombardos, romanos y griegos, cada uno rivalizando por el dominio e influencia. Fue Gregorio Magno quien reprendió abiertamente al Obispo de Constantinopla por haber tomado el pretencioso título de Patriarca universal, sosteniendo que los jefes de la Iglesia debían practicar mayor humildad. San Gregorio prefirió su propio título de Siervo de los siervos de Dios, el cual es invocado aún por algunos Papas.

El pontificado de Gregorio I el Magno marcó su punto máximo cuando la sede de Pedro comenzó a llevar tanto la autoridad espiritual como la temporal en todo el mundo occidental. Fue uno de los primeros defensores de la vida mixta de acción y de contemplación, la cual describe en su obra Regla Pastoral. Y gracias a él también es que conocemos la vida de San Benito de Nursia, gracias a su obra Diálogos.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

EL RENACIMIENTO CAROLINGIO

Mensaje  Damian Arreola el Vie Ago 23, 2013 8:20 pm

En los dos últimos siglos del primer milenio sobrevino el renacimiento carolingio al resurgir la cultura y las artes latinas a través del Imperio Carolingio, dirigido por la Iglesia Católica, y que estableció una identidad europea común al sentar las bases de lo que sería la Europa Occidental en la Edad Media.

Quien organizó este Imperio no fue otro mas que Carlos I el Grande, más conocido como Carlomagno, quien actualmente está considerado como el Padre de Europa. Carlomagno nació en Herstal (Lieja, Bélgica) el 2 de abril del 742 y falleció el 28 de enero del 814 en Aquisgrán (Norte de Westfalia, Alemania). Fue rey de los francos desde el 768 hasta su muerte, rey nominal de los lombardos (764-814) y emperador de Occidente (800-814).

Coronado Carlomagno como emperador romano por el Papa León III en el año 800, dio a su colaboración con la Iglesia un sentido de santidad, legitimidad y tradición: Carlomagno era el nuevo Constantino. La historia de la Iglesia es la historia de los discípulos y el renacimiento carolingio trató de hacer énfasis en ello.

Bajo Carlomagno renació el mundo intelectual, y el Derecho Canónico y el estudio de las Escrituras se convirtieron en piedras angulares de un sistema de educación cristiana. Incluso los monasterios benedictinos en Francia y Alemania se convirtieron en centros de enseñanza, donde los eruditos buscaban sintetizar las enseñanzas de San Agustín y de San Jerónimo, de San Ambrosio y de San Jerónimo, en una sabiduría cristiana unificada.

Pero… ¿cómo, por quién y dónde habían sido fundados estos monasterios y abadías?
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LA REFORMA GREGORIANA Y LAS CRUZADAS

Mensaje  Damian Arreola el Lun Ago 26, 2013 7:51 pm


El imperio de Carlomagno se desintegró después de su muerte cuando sus hijos y nietos dividieron Europa en varias monarquías. Ya divididos, los reinos se redujeron a causa de las continuas oleadas de vikingos que asaltaban las costas europeas hacia la mitad del siglo IX. Así moría la esperanza de la unidad política y cultural de Europa, aunque sobrevivió el ideal de la cristiandad. En el siglo XI este ideal revivió gracias a un grupo de monjes benedictinos, iniciando lo que se ha llamado la reforma gregoriana.

El primer Papa reformador en este período fue León IX (1049-1054), quien se comprometió a reformar el clero en la Iglesia, debido a que los pecados de simonía y de concubinato estaban bastante extendidos. Como otros papas reformadores, León IX viajó incesantemente por los reinos cristianos, convirtiéndose en un signo visible de autoridad espiritual en los diversos reinos que visitó.

En sus viajes por Europa, León había ido reuniendo un pequeño grupo de monjes dispuestos a emprender una reforma. Entre ellos estaban Hildebrando, Humberto y Pedro Damián, las figuras clave de lo que llegó a conocerse como la Reforma Gregoriana.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

EL MONASTERIO DE CLUNY

Mensaje  Damian Arreola el Lun Ago 26, 2013 7:52 pm


Anteriormente a ese período y luego de un siglo de declive después de Carlomagno, las ascuas del ideal monástico benedictino volvieron a encenderse con la fundación y expansión de la Abadía de Cluny en Francia el 2 de septiembre del año 909 por Guillermo I de Aquitania, apodado el piadoso, quien puso la abadía bajo la autoridad inmediata del Papa Sergio III. Tanto esta Abadía como sus subsidiarias se convirtieron pronto en el ejemplo del tipo de vida religiosa de la época.

El propio Monasterio de Cluny se convirtió en el mayor y más prestigioso monasterio y en la institución monástica mejor preparada de Europa, gracias también a una sucesión de abades competentes que supieron dirigir a los monjes cluniacenses. La influencia de Cluny se extendió desde la segunda mitad del siglo X hasta principios del siglo XII. La abadía fue saqueada y destruida en su mayor parte por una turba de revolucionarios en 1790, y en la actualidad sólo permanece una pequeña parte del conjunto arquitectónico original.

avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

EL MONASTERIO DEL MONTE ATHOS

Mensaje  Damian Arreola el Lun Ago 26, 2013 7:52 pm

En el año 963 y bajo la Regla de San Basilio fue cuando San Atanasio de Athos estableció el monasterio de Gran Laura, conocido como el Monasterio del Monte Athos, en el norte de Grecia, que es el más célebre y grande de todos los monasterios de Oriente y que en realidad es una provincia monástica, ya que es el hogar de veinte monasterios ortodoxos que conforman un territorio autónomo bajo soberanía griega.

La zona gozó de la protección del Imperio Bizantino durante los siglos siguientes hasta su desaparición en el siglo XV, siendo sustituido por el Imperio Otomano, de carácter islámico, el cual impuso elevados impuestos a los monasterios haciendo que disminuyese la población monacal.

En la Europa del siglo XI ya eran numerosos los cristianos que buscaban nuevas formas de perfección espiritual. En la perspectiva del ideal gregoriano, a partir de la parte final del siglo XI surgió la Orden Cisterciense, así como los Cartujos y otras importantes órdenes monacales, en el intento de hacer florecer la vida religiosa volviendo a la vida santa y sencilla de la primera Iglesia.

Para ello la Regula Sancti Benedicti o Regla de San Benito fue una formidable fuente de inspiración para las nuevas órdenes al conjugar el ascetismo con el rigor litúrgico, rechazando con ello la ociosidad en contraposición al trabajo manual. Debido a ello la Orden Cisterciense estuvo marcada desde su origen por la necesidad de reforma e inspiración evangélica.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LA ORDEN DEL CISTER Y SAN BERNARDO DE CLARAVAL

Mensaje  Damian Arreola el Lun Ago 26, 2013 7:53 pm

La forma de vida cisterciense comenzó a fraguarse con la fundación de la Abadía de Notre-Dame de Molesmes en Francia, por Roberto de Molesmes en el 1075. Roberto había nacido en Champaña, región del sur de Francia, y empezó su noviciado a los quince años de edad, llegando a ser prior de una abadía. Imbuido por el ideal de restauración de la vida monástica tal como fue instituida por San Benito, abandonó el monasterio del que era prior para ponerla en práctica.

Pero las exigencias de vida impuestas en Molesmes por Roberto en cuanto a la base benedictina y a la vida eremítica fueron mal aceptadas, produciéndose con ello divisiones en el seno de la comunidad. Roberto de Molesmes se preguntó: ¿Qué estoy haciendo en una abadía donde no puedo vivir de acuerdo a mis necesidades espirituales? ¡Estoy perdiendo el tiempo con ello! Y decidió alejarse junto con algunos compañeros con quienes compartía sus mismas necesidades espirituales, para poder llevar así una vida de ermitaño. Sin embargo fue obligado a regresar a la abadía que dirigía en Molesmes.

Fue Bernardo de Claraval (1090-1153), el más célebre de los cistercienses, quien impulsó de manera considerable el desarrollo de la Orden del Císter. Su familia era conocida por su piedad y su madre le transmitió su inclinación por la soledad y la meditación. Persuasivo y carismático, animó a muchos de sus parientes a seguirle a Citeaux, abadía próxima a las tierras de su familia, instalándose después en la Abadía de Claraval en 1115 hasta su
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LOS CARTUJOS

Mensaje  Damian Arreola el Lun Ago 26, 2013 7:54 pm


Pero el ideal de vida de San Bernardo había hecho mella en uno de sus compañeros, San Bruno, quien en 1084 fundó una orden católica contemplativa denominada la Orden de los Cartujos, adoptando el lema Stat Crux dum volvitur orbis, que significa La Cruz constante mientras el mundo cambia. La Orden de los Cartujos es la que más austeridad profesa en la práctica, y a lo largo de su existencia han permanecido en la pobreza buscando una vida de contemplación y de oración.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LA PRIMERA CRUZADA

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 1:53 pm

Los últimos años del siglo XI fue el inicio de las cuatro Cruzadas, una serie de campañas militares impulsadas por el papado y llevadas a cabo por gran parte de la Europa cristiana, con el propósito inicial de restablecer el control cristiano en Tierra Santa contra los islamistas y, en general, contra todos los enemigos políticos de los papas. Los cruzados tomaron los votos antes de partir y se les concedió el perdón por sus pecados.

Aunque fue el Papa Gregorio VII quien ideó que los países cristianos se unieran para luchar contra el Islam, el enemigo religioso del cristianismo en aquella época, no fue hasta el papado de Urbano II (1088-1099) cuando la Primera Cruzada se puso en práctica. El penúltimo día del Concilio de Clermont en Francia, Urbano II proclamó en voz alta: ¡Dieu lo volti! o ¡Dios lo quiere! Y con ello empezó la Primera Cruzada, que duraría desde 1096 hasta el año 1099.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

SAN FRANCISCO DE ASIS

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 1:53 pm

Uno de los personajes que inicialmente sintió el llamado a combatir en las Cruzadas fue el hijo de un rico mercader italiano: Francisco de Asís (1182-1226), el fundador de la Orden Franciscana, quien después de haber sido encarcelado durante unos meses a causa de su participación en un altercado, se sintió insatisfecho por el tipo de vida mundana que había llevado hasta entonces y decidió entregarse de lleno al apostolado y a servir a los pobres. En 1206 renunció públicamente a los bienes familiares y a partir de entonces vivió como un ermitaño.

San Francisco de Asís predicó la pobreza como un valor cristiano y propuso un modo de vida sencillo basado en los ideales del Evangelio. Al aumentar el número de adeptos, Francisco comenzó a formar una orden religiosa, la de los Franciscanos. Y con la colaboración de Santa Clara, fundó la rama femenina de su Orden, la de las Clarisas. No obstante San Francisco de Asís no dejó la vida contemplativa, retirándose hacia el final de su vida a vivir en una gruta, lugar donde recibió en plena oración los estigmas de Cristo; las heridas de Jesús en su propio cuerpo.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LA SEGUNDA CRUZADA

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 1:54 pm

Mientras tanto ya se habían establecido dos gobernantes cristianos en Israel, Balduino I y Balduino II, gracias al éxito de la Primera Cruzada. Ambos gobernantes expandieron su reino a toda la zona situada entre el Mediterráneo y el río Jordán. Sin embargo a medida que el espíritu de la Cruzada iba decayendo entre los guerreros cristianos, conocidos por los musulmanes como los francos, iba creciendo en cambio el espíritu de la yihad o guerra santa entre los islamistas. Este sentimiento fue explotado por una serie de caudillos que fueron unificando los distintos estados musulmanes, lanzándose a la conquista de los reinos cristianos.

Como respuesta a ello el Papa Eugenio III, a través de San Bernardo de Claraval, predicó la Segunda Cruzada. A diferencia de la Primera Cruzada, en la Segunda participaron algunos reyes de la cristiandad, encabezados por Luis VII de Francia y por el emperador germánico Conrado III. Pero la expedición fue un fracaso y las tropas cristianas regresaron a sus países.

avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

SANTO DOMINGO DE GUZMAN

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 1:55 pm

Durante el desarrollo de la Segunda Cruzada nació en un pueblo de España, cerca de Palencia, Santo Domingo de Guzmán (1170-1221). Con su predicación y su vida ejemplar combatió la herejía y posteriormente fundó la Orden de Predicadores. Su madre era la Beata Juana de Aza, de quien Domingo recibió su primera educación, dedicándose después de lleno al estudio de la teología por medio de un tío suyo que era arcipreste.

Debido a la gran hambre que sobrevino en toda la provincia de Palencia, Domingo se compadeció profundamente de los pobres y les fue entregando todas sus pertenencias. Domingo no dejaba de pensar en aquella frase de Jesús: Un mandamiento nuevo os doy, que os améis los unos a los otros como yo os he amado. Y llegó el momento en que sólo le quedaba aquello que más preciaba: sus libros. Entonces Domingo pensó: “¿Cómo podré yo seguir estudiando en pieles muertas (papiros) cuando hermanos míos en carne viva se mueren de hambre?”.

Un día llegó a su presencia una mujer llorando y le dijo: “Mi hermano ha caído prisionero de los moros”. Pero a Santo Domingo de Guzmán no le quedaba más que dar y por ello decidió venderse como esclavo para rescatar así al hermano de aquella mujer. Con su actitud Domingo conmovió a todos los habitantes de Palencia, de manera que se produjo un movimiento de caridad, haciéndose innecesaria la venta de sus libros ni tampoco venderse como esclavo. Con ello surgieron también vocaciones para unírsele en la Orden de Predicadores que después Santo Domingo fundaría.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LA TERCERA CRUZADA

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 1:56 pm

En el año 1187 se inició la Tercera Cruzada al proclamarse Saladino como sultán de Egipto. Él unió las distintas facciones islamistas y ostentó el poder político y militar desde Egipto hasta Siria. Como musulmán devoto, Saladino decidió expulsar a los cruzados de Tierra Santa y Balduino IV de Jerusalén se vio obligado a firmar frágiles treguas tratando de retrasar el inevitable final.

Declarada la guerra entre Saladino contra los Templarios y los Hospitalarios, dio inicio una batalla donde los ejércitos cristianos fueron derrotados. Con ello el reino de Jerusalén había desaparecido.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

LA CUARTA CRUZADA

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 1:56 pm

Saladino falleció seis meses después sucediéndose algunos años de paz. Pero el Papa Inocencio III decidió convocar una nueva Cruzada, la Cuarta, asestando un doble golpe a los pocos francos que quedaban en Palestina, privándoles de refuerzos militares y creando un polo de atracción en Constantinopla para los caballeros cristianos, quienes finalmente abandonaron Tierra Santa.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

EL FIN DE LAS CRUZADAS

Mensaje  Damian Arreola el Mar Ago 27, 2013 1:57 pm

El fracaso de las Cruzadas hace que evolucionen las mentalidades. ¿No hubiera sido mejor persuadir a los musulmanes en lugar de querer exterminarlos? Un franciscano español, Raimond Llull (1235-1316), más conocido como Raimundo Lulio, decía que la conversión debe ser una obra de amor llevada a cabo mediante la inteligencia; no por la fuerza. Y para ello el predicador debe conocer las lenguas y las doctrinas de los pueblos con los que se encuentra.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

SAN BUENAVENTURA

Mensaje  Damian Arreola el Miér Ago 28, 2013 1:40 pm

Poco antes de la muerte de Santo Domingo de Guzmán, en 1219 nació Juan de Fidanza en la Toscana italiana, a quien se le dio el sobrenombre de Buenaventura, con el cual es universalmente conocido. Dicho sobrenombre fue a consecuencia de una curación milagrosa que ocurrió durante su infancia, queriendo expresar su madre su gratitud por el feliz acontecimiento o buona ventura.

San Buenaventura se sentía atraído por el ideal franciscano y el recuerdo de la Pasión de Cristo confirmó su llamado. Con el tiempo llegó a ser Ministro general de la Orden Franciscana, cuando el relajamiento y la división comenzaban a introducirse en la Orden. San Buenaventura organizó seis Capítulos Generales de la Orden, y entre ello y sus visitas personales a todos los monasterios y provincias, reanimaron la primitiva flama franciscana.

Fue al día siguiente al Concilio de Lyon, el 14 de julio de 1274, cuando San Buenaventura caía mortalmente enfermo y expiraba unos días más tarde. El Papa Inocencio V ordenó a todos los obispos y sacerdotes de la cristiandad celebrar una misa por el eterno descanso del alma de San Buenaventura.

Pero a pesar de todos los ejemplos de vida dados por los personajes mencionados hasta aquí, los cismas en la Iglesia se seguían produciendo.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CRISIS EN LA IGLESIA

Mensaje  Damian Arreola el Miér Ago 28, 2013 1:41 pm

Las calamidades atravesaron los siglos XIV y XV, siendo la más terrible la gran peste o peste negra, epidemia que provenía de Asia y que desoló toda Europa a partir de 1347.

Pero también en aquella época las agitaciones en la Iglesia, los conflictos entre papas y soberanos y el gran cisma se añadieron a las desgracias de la época para sembrar la duda en las conciencias.

Sin embargo también ocurrieron hechos de gran trascendencia que indudablemente repercutirían en la vida religiosa. Uno de ellos fue el nacimiento de Catalina Benincasa en Siena (1347-1380), santa, Doctora de la Iglesia y mística italiana
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

SANTA CATALINA DE SIENA

Mensaje  Damian Arreola el Miér Ago 28, 2013 1:42 pm

Su intensa vida espiritual y sus experiencias místicas no fueron incompatibles con su activa participación en los conflictos políticos y religiosos de entonces, principalmente tratando de evitar el Cisma de Occidente.

Hija 23 de un total de 25, ya desde su tierna infancia Catalina tuvo arrebatos místicos y se sintió llamada por Dios, lo cual le obligó a luchar contra la incomprensión de sus familiares, quienes pretendían casarla. Después de vencer muchas dificultades logró ser acogida en la Orden Tercera de las Dominicas, cuando contaba con dieciséis años de edad.

La fama de sus virtudes le dio gran popularidad, pero no la libró de ciertas desconfianzas surgidas en los medios eclesiásticos, los cuales la sometieron a vigilancia. En el año 1375 recibió los estigmas de la Pasión de Cristo y se dedicó a recorrer las Cortes de toda Italia predicando la paz y la concordia. El fervor de su actuación pública no disminuyó la intensidad de los éxtasis ni el rigor de las prácticas ascéticas.

En 1378 Catalina dictó a algunos discípulos su obra El Diálogo de la Divina Providencia en un momento de exaltación mística, cuyo propósito era el de conducir el alma del temor servil, o sea, del miedo a los castigos divinos, al perfecto amor de Dios para llegar a ser hijos y amigos de Él.

Santa Catalina de Siena falleció en Roma en el año 1380, a los 33 años de edad, y durante los últimos años de su vida combatió incansablemente para ayudar a resolver el Gran Cisma que se había creado en el seno de la Iglesia.
avatar
Damian Arreola
co-administrador
co-administrador

Mensajes : 272
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA DE LA IGLESIA A TRAVÉS DE SUS PROTAGONISTAS

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.